– «La justicia a la carta» para los independentistas y los pactos «ocasionales» con EH Bildu lastran al PSOE, según la revista

– El artículo sostiene que muchos votantes pueden optar por el PP sólo para reducir su dependencia de Vox

MADRID, 15 (SERVIMEDIA)

La revista británica ‘The Economist’ cree que Cataluña es uno de los puntos que más perjudicará al actual presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en las elecciones generales del próximo 23 de julio, porque ha realizado «concesiones» a los partidos independentistas que «muchos» consideran «imperdonables».

Esta es una de las conclusiones de su artículo ‘Por qué el presidente razonablemente exitoso de España podría perder su trabajo’, que apunta a la gestión del conflicto catalán como una de las principales razones de su caída en las encuestas electorales. Todo ello se agrava, según ‘The Economist’, cuando se suman los acuerdos parlamentarios con EH Bildu, partido al que presenta como «el sucesor del brazo político» de ETA.

No obstante, la firma británica admite que Sánchez ha mejorado el clima en Cataluña. Reconoce que «ha enfriado el conflicto» y destaca que, aunque la mesa de diálogo ha tenido poco efecto, ha mantenido el contacto entre las distintas sensibilidades.

Subraya que el PSOE ganó las últimas elecciones autonómicas y, gracias a ello, fue el partido en el que se apoyó ERC para gobernar la Generalitat de Cataluña. Destaca también que ha recuperado la alcaldía de Barcelona después de que En Comú Podem y PP facilitasen la investidura de Jaume Collboni.

Sin embargo, asevera que «Cataluña es una de las razones por las que Sánchez podría estar buscando un nuevo trabajo pronto». «Muchos consideran que las concesiones realizadas por Sánchez son imperdonables», prosigue el texto, que apunta a los indultos a los dirigentes del referéndum unilateral de independencia de 2017, la derogación del delito de sedición y la reforma del delito de malversación para rebajar las penas cuando no hay lucro personal.

Quizás también te interese:  Todo lo que necesitas saber sobre la residencia fiscal en Macedonia del Norte: requisitos, beneficios y trámites

«La justicia a la carta para los separatistas duelen a aquellos que todavía tienen heridas abiertas por el referéndum. Todo esto tiene peor pinta cuando se le añaden los pactos ocasionales de Sánchez con los diputados de EH Bildu, el sucesor del brazo político de ETA, un grupo terrorista vasco que mató a cientos de personas en su campaña por la independencia», apostilla el artículo.

RECUPERACIÓN «ADECUADA»

Más allá de los acuerdos parlamentarios con los partidos secesionistas, ‘The Economist’ reconoce también a Sánchez la mejora de la economía desde su llegada a La Moncloa. En este sentido, afirma que, pese a que el PP asegure siempre que España fue el penúltimo país de la Unión Europea en recuperar el PIB prepandemia, la recuperación económica ha sido «adecuada» en términos temporales.

Asimismo, recalca la buena evolución de la inflación y también del desempleo, que es «alto» en comparación con el resto de Europa, pero «bajo» en términos históricos.

También compra a Sánchez que la corrupción ha dejado de percibirse como un problema entre los españoles, ya que su Gobierno ha sido «limpio» y solamente ha habido quejas por el uso del Falcon.

POSIBLE CONCENTRACIÓN DE VOTO EN EL PP

Para cerrar el artículo, ‘The Economist’ presenta al candidato del PP a la Presidencia del Gobierno, Alberto Núñez Feijóo, como «el hombre que espera aprovechar la naturaleza polarizadora de Sánchez». Destaca de él su nacimiento en Os Peares, su paso por Correos e Insalud, sus cuatro mayorías absolutas consecutivas en Galicia y su falta de inglés y poca experiencia en política exterior.

También le describe como un político que no dará la batalla cultural, ya que habla del «bilingüismo cordial» para reconciliarse con las regiones nacionalistas, acepta el aborto y habla «bien» del colectivo gay y transexual.

Quizás también te interese:  Los depósitos bancarios de las empresas subieron un 1,2% en agosto y los de las familias bajaron un 0,3%

En este contexto, ve «difícil» que la estrategia de Sánchez de equiparar al PP y Vox funcione. La firma británica admite que «es cierto que Feijóo probablemente necesitará a Vox para gobernar, ya que parece poco probable que obtenga la mayoría». Pero cree que eso puede verse como una razón para votar PP, ya que reduciría «su necesidad de depender de otros».

«En cualquier caso, los españoles han aprendido que votar por los socialistas difícilmente significa un gobierno fuerte de un solo partido. Durante cinco años se ha traducido en un primer ministro demasiado capaz de incómodas coaliciones», concluye el texto.