MADRID, 13 (SERVIMEDIA)

La Asociación Española de Asesores Fiscales (Aedaf) aconsejó este jueves a los contribuyentes que tengan que pagar el Impuesto Temporal de Solidaridad de las Grandes Fortunas recurrir el gravamen después de presentar su declaración ante el fisco.

Así lo hicieron durante la presentación telemática del informe ‘El impuesto temporal de solidaridad de las grandes fortunas: Adecuación a la Constitución, los convenios para evitar la doble imposición y el derecho de la Unión Europea’, en el que analiza el impuesto y su articulación técnica.

Durante el encuentro virtual con los medios de comunicación, el autor del artículo, José Manuel Almudí, calificó este impuesto temporal como un «alter ego del impuesto sobre el patrimonio» y achacó su creación a «una reacción por parte del Estado con la intención clara de neutralizar la política fiscal perfectamente lícita de determinadas comunidades autónomas», como Madrid y Andalucía, que han bonificado el tributo.

En este sentido, hizo referencia a la tramitación «extravagante y atropellada» que tuvo el impuesto en las Cortes, donde «ha evitado las posibles modificaciones o enmiendas que hubieran sido propuestas en un debate sobre esta norma», y advirtió de que, «si el Estado pretendía armonizar la imposición autonómica, debería haber acudido a la modificación de un bloque normativo claramente identificado por todos.

«Una armonización por la puerta de atrás es incompatible con el principio de reserva de la ley orgánica que establece la Constitución», apostilló Almudí. En esta línea se pronunció también la presidenta de Aedaf, Stella Raventós Calvo, quien lamentó que el impuesto «es pan para hoy y hambre para mañana» ante la ola de recursos que se presentarán en los juzgados.

Quizás también te interese:  BBVA lanza una emisión de deuda subordinada Tier 2, la primera desde 2020

«Todas las impugnaciones de este impuesto, que nosotros recomendamos realizar, pueden traer como consecuencia un coste mucho mayor al Estado, que tendrá que devolver lo recaudado más los intereses de demora al cabo de unos años. A medio plazo esto daña las arcas públicas», explicó.