MADRID, 30 (SERVIMEDIA)

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, señaló este miércoles que los hogares con bajos ingresos se enfrentaron a una tasa de inflación media de 2022 del 8,9%, un punto por encima de la tasa del 7,8% con la que tuvieron que lidiar los hogares con rentas más altas.

Así lo indicó durante el congreso anual de la Asociación Económica Europea, celebrado en Barcelona, en el que explicó que esto se produjo a causa de que los hogares más desfavorecidos dedicaron un mayor porcentaje de sus ingresos a la compra de electricidad, el gas y otros carburantes, productos que marcaron la tendencia inflacionaria.

De Cos señaló que en 2022 el 60% de la inflación, que situó en una media del 8,4%, se derivó de la energía y de la comida. «Como los hogares de menos ingresos gastaron de nuevo un mayor porcentaje de su consumo total en estos productos en comparación con los hogares de mayor renta, esto amplió la diferencia entre la inflación ajustada al gasto a la que se tuvieron que enfrentar estos dos grupos», dijo el banquero.

En este sentido, explicó que esta tendencia se había iniciado en el 2021, cuando la tasa de inflación media se situó en un 3,1%. Así, los hogares de rentas bajas tuvieron que enfrentarse ese año a una subida de precios ajustada al gasto del 3,5% frente al incremento del 2,7% que experimentaron los hogares con mayores recursos.

Asimismo, el gobernador del Banco de España explicó que esta diferente exposición a la inflación también se produjo por grupos de edad. En 2021, los hogares con mayores de 60 años sufrieron una inflación media del 3,4% frente a los hogares con una media de edad de 40, que experimentaron una subida de precios del 2,8%.

Quizás también te interese:  Un 12% de las entidades bancarias opera mayormente en 'cloud', según Minsait

«Teniendo en cuenta 2021 y 2022 conjuntamente, la diferencia en la tasa de inflación de los hogares entre los cuartiles más altos y más bajos por distribución de ingresos fue de casi dos puntos porcentuales. Y la diferencia que surgió durante el período entre la inflación experimentada por los hogares con más jóvenes y con más mayores fue de una magnitud similar», dijo De Cos en su discurso.

POLÍTICAS

Abundó también sobre el hecho de que ingresos como las pensiones estuvieran indexadas a la inflación mientras que los salarios «solo se ajustaran parcialmente» habría ayudado a reducir la diferencia de inflación en cuestión de edad, lo que mostraría «de nuevo la importancia de considerar los efectos de la inflación en la distribución de las rentas a lo largo del tiempo».

Asimismo, señaló sobre la respuesta política al episodio de inflación que el impacto de las medidas fiscales «depende crucialmente de si están lo suficientemente dirigidas a los agentes más impactados».

Sobre España, De Cos afirmó que la mayor parte de las medidas adoptadas para abordar la situación «parecen haber beneficiado» a los hogares y a las empresas en todos los ámbitos. Así, las medidas concretamente dirigidas a los más vulnerables representan «entre el 15% y el 20% del coste presupuestario global estimado en el período 2021-2025».