– Solo 42.800 hogares han pedido estas medidas, frente al millón de beneficiarios potenciales del que habló el Gobierno

– La banca ya ha rechazado un 40% de la solicitudes por no cumplir con los requisitos

MADRID, 30 (SERVIMEDIA)

El Banco de España estima que solo 42.800 hogares han presentado solicitudes para acogerse al Código de Buenas Prácticas impulsado por el Gobierno, frente al millón de potenciales beneficiarios –que no previstos– calculado por el Ejecutivo; y avanzó que la banca apenas ha aprobado el 9% de las solicitudes.

Así lo recoge el ‘Informe de Estabilidad Financiera’ de otoño de este año, publicado este lunes y presentado por el director general de Estabilidad Financiera, Regulación y Resolución del Banco de España, Ángel Estrada, quien afirmó que todavía es pronto para sacar conclusiones sobre las cifras.

Para el regulador, de hecho, el volumen de solicitudes en los primeros meses de 2023 ha sido «relativamente elevado» en términos históricos. No obstante, sí admite que el porcentaje de operaciones realizadas –en torno al 9%– es «todavía bajo», aunque sospecha de que se debe, «al menos en parte», al «escaso tiempo transcurrido» desde su entrada en vigor.

Cabe recordar que, con el objetivo de proteger a los hogares vulnerables o en riesgo de vulnerabilidad a causa del alza de la inflación y la consiguiente subida de los tipos de interés para combatirla, el Gobierno reformó el código de bunas prácticas de 2012 para ampliar los hogares vulnerables que pueden acogerse a él, y aprobó otro temporal hasta finales de 2024 destinado a proteger a los hogares que, sin ser vulnerables, están en riesgo de serlo a causa de la evolución del entorno económico. Ambos códigos resultan obligatorios para las entidades una vez suscritos, si bien este paso es voluntario.

Quizás también te interese:  La economía en Belice: Descubre su crecimiento, desafíos y perspectivas futuras

Este mecanismo ha experimentado en el último año un repunte del volumen presentado para acogerse a estas medidas temporales, pasando de los 589 millones de euros correspondientes a cerca de 5.800 operaciones en 2022, hasta los 5.367 millones y 42.800 operaciones en el primer semestre de 2023.

Sin embargo, estas cifras están lejos de las previsiones del Gobierno, que hablaba de un millón de beneficiarios potenciales, e incluso de las del regulador bancario, que rebajó la cifra del Gobierno hasta las 549.000 familias, y situó la previsión de beneficiarios hasta los 220.000.

No obstante, a pesar de estas bajas cifras, el Banco de España aprecia «un notable impulso» en el recurso a esta facilidad por parte de los deudores hipotecarios, «tanto por la ampliación del perímetro de hogares vulnerables» del código de buenas prácticas de 2012, como por el nuevo acceso de los hogares en riesgo de vulnerabilidad que ofrece por vez primera el código temporal que estará en vigor hasta 2024.

Asimismo, señala que uno de los motivos por los que se pueden explicar estas cifras sea la buena evolución del empleo y la renta disponible, que «son los principales factores explicativos de la probabilidad de impago de una hipoteca» y, por tanto, de hacer una solicitud a los código de buena prácticas.

40% DE LAS SOLICITUDES DENEGADAS

«Presumiblemente, el hecho de que el mercado de trabajo haya tenido un comportamiento positivo, con reducciones de la tasa de paro y aumentos del empleo que sostienen la renta de los agentes habría contribuido a evitar un mayor número de solicitudes», señala el documento, que avisa de que, «en cualquier caso, también debe tenerse en cuenta que la presión financiera tiende a actuar sobre la capacidad de pago con un cierto retardo».

Quizás también te interese:  Los depósitos bancarios de las familias superaron el billón al cierre de 2022 por primera vez

En lo que respecta a las tasas de realización, se sitúan en torno al 9%. Las tasas de denegación, en cambio, se elevan hasta el 40%, aunque desde el Banco de España señalaron que este porcentaje es inferior al registrado en los últimos años.

«En su gran mayoría, cerca del 90%», se deben al no cumplimiento de los requisitos objetivos para su elegibilidad. Para el 10% restante, sin embargo, el Banco de España aún no tiene explicación. En lo que se refiere al 50% que queda de la presentaciones, la institución explicó que todavía están en fase de aprobación.