– Reducen al 12,6% y al 111,5% las previsiones de desempleo y deuda

MADRID, 03 (SERVIMEDIA)

El Consejo General de Economistas revisó este lunes al alza la previsión de crecimiento de la economía española en 2023 hasta el 2,1%, tres décimas mas que en su última estimación, gracias que el sector exterior está aportando «un saludable balón de oxígeno» y la revisión estadística del INE del año pasado.

Según el análisis, este crecimiento se producirá si el crecimiento del segundo y tercer trimestre es similar al del primer trimestre, en torno al 0,5% o 0,6% y considerando que el IPC siga su senda de moderación y tenga un incremento medio entorno al 3% o 3,5% a final de año.

Los economistas subrayaron que, aunque las previsiones de crecimiento de la economía española han aumentado tras el buen comportamiento del primer trimestre, con la fortaleza de las exportaciones, junto con el dinamismo del empleo y la relajación de los precios energéticos hasta mayo, en la segunda parte del año «puede darse cierta desaceleración motivada por el endurecimiento de la política monetaria y también el de la concesión de préstamos, que añadirá dificultades de las pymes para obtener financiación, unido a los riesgos geopolíticos que aún permanecen con la guerra de Ucrania».

En este sentido destacaron que la incógnita es el comportamiento de la demanda interna, con la «reducción de la capacidad adquisitiva de los hogares, a lo que se añade la desaparición del sobreahorro acumulado». Además, apuntaron, que aunque se ha moderado la inflación, podría darse una subida de los salarios como consecuencia de la negociación de los convenios colectivos de las empresas en el último trimestre.

No obstante, los economistas señalaron que sería de ayuda para dinamizar el consumo aplicar políticas fiscales como la deflactación de la tabla del IRPF para incrementar la renta disponible.

En cuanto a la demanda externa, indicaron que se puede ver «muy afectada» por la desaceleración de la economía de los países del. En el caso de Alemania, los costes de prefinanciación de sus exportaciones y la alta inflación pueden «limitar la demanda de productos españoles y afectar a nuestro comercio exterior en el último trimestre».

Quizás también te interese:  El Brent sube cerca de un 2% y alcanza los 85 dólares

Respecto al empleo, la cifra de parados en mayo ha sido de 2.739.110, 1,77% menos que en abril y un 6,29% menos que en el mismo mes del año anterior, y encadena cuatro meses consecutivos de reducción en la cifra de parados. En cuanto a las cifras de afiliados a la seguridad social, han ascendido a 20.715.284, el máximo hasta ahora. Dado el buen comportamiento hasta la fecha, los economistas mejoraron en una décima su previsión, hasta el 12,6%.

Por su parte, la deuda de las Administraciones Públicas en abril, según el avance publicado por el Banco de España, ascendió a 1.526 millones de euros con una tasa de crecimiento del 5,6% en términos interanuales.

Teniendo en cuenta que a final del primer trimestre la deuda suponía el 113% del PIB, que se espera un crecimiento del PIB del 2,1% y que la deuda crezca a un rimo inferior a final de año, los economistas revisaron su previsión hasta el 111,5% desde el 113% de previsiones anteriores.

No obstante, señalaron que les preocupa el alto volumen de la deuda por el efecto de los costes financieros y el incremento de los tipos de interés. En este sentido, mantuvieron la previsión del déficit en el 4,4%.

En cualquier caso, los economistas explicaron que, a pesar de la «buena marcha de la economía» a tenor de los datos que se van publicando, existe «un cierto desentonamiento con la microeconomía, y más especialmente con las pymes, los autónomos y las familias, que están viéndose afectadas por las políticas recesivas con altos tipos de interés, alta inflación y contención de los salarios».

PRIMER TRIMESTRE

El CGE explicó que la economía creció un 0,6% en el primer trimestre y un 4,2% en tasa interanual, «fundamentalmente por la buena marcha de las exportaciones», que se han elevado un 5,7% en el trimestre y 10,2% en términos interanuales, debido sobre todo a las exportaciones de servicios. Las exportaciones de bienes se han reducido ligeramente.

Quizás también te interese:  Economía de la Medicina Regenerativa: Desarrollos y Perspectivas

Por otra parte, el incremento de las importaciones en el trimestre (2,6%) es menor al dato adelantado en abril (3,1%) por lo que su aportación resta menos al PIB.

Asimismo, el sector exterior ha superado los niveles previos a la crisis sanitaria. Los economistas explicaron que el turismo, que supone un 15% del PIB, ha tenido un buen comportamiento en los primeros cinco meses del año y se espera que en el tercer trimestre se superen los niveles de 2019.

Así, las pernoctaciones hoteleras se han situado en mayo en 32 millones, un 2% superior a los niveles pre-Covid, recuperándose sobre todo el segmento residente, aunque perdiendo impulso el segmento no residente. Además, las importaciones redujeron su ritmo de crecimiento, lo que favorece la demanda externa.

La demanda interna todavía está un 2,5% por debajo de la cifra de 2019, básicamente por el descenso del consumo de los hogares. En este sentido, los economistas indicaron que en los dos últimos trimestres el consumo de los hogares ha sido negativo, mientras que el consumo de las administraciones públicas también se ha reducido el 1,6% en el trimestre en tasa intertrimestral.

Por su parte, la productividad por puesto de trabajo en el primer trimestre se ha situado en el 1,9%, frente al 1% del trimestre anterior y la productividad por hora efectiva trabajada ha registrado una tasa del 2,7% frente al 0,2% del trimestre anterior, lo que también favorece el crecimiento de la economía.

La inversión extranjera en España superó en 2022 los 34.178 millones de euros en términos brutos, un aumento del 13,9% respecto al año 2021. Esta tendencia se mantiene en los tres primeros meses del año, dado que los flujos de inversión extranjera han aumentado un 8,1% en términos brutos, según información del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo.

Quizás también te interese:  La presidenta de la Airef, premio Gran Cruz al Mérito en el Servicio de la Economía 2022 del Consejo General de Economistas

Por otro lado, el centro de estudios señaló que la economía europea está dando «señales importantes de desaceleración», tal como muestra el crecimiento de las principales economías europeas en el primer trimestre, en el que la economía española es la que más ha crecido.

INFLACIÓN

El indicador adelantado del IPC en junio ha tenido una variación anual del 1,9%, más de un punto por debajo de la registrada en mayo (3,2%) aunque la variación mensual ha sido del 0,6% (0% en mayo).

La inflación subyacente también ha moderado ligeramente su crecimiento, disminuyendo la tasa de variación interanual en dos décimas respecto al mes anterior, desde el 6,1% en mayo al 5,9% en junio, y aunque la tasa mensual ha sido del 0,5% frente al 0,2% de mayo.

Los principales países de nuestro entorno también han moderado sus tasas de crecimiento del IPC excepto Alemania, que ha tenido un comportamiento peor en junio, aumentando tres décimas en tasa interanual, hasta el 6,40% en junio.

De esta manera, España es el país con menor tasa de crecimiento interanual del IPC en el mes de junio, 3,6 puntos por debajo del IPC de la zona euro. Según los economistas, este diferencial está siendo «beneficioso» para las exportaciones, aunque la inflación subyacente mantiene un diferencial en contra del 0,9%, del 5% en la zona euro y 5,9% en España.

Los economistas esperan una nueva subida de tipos por parte del Banco Central Europeo en el mes de julio. Estos incrementos, explicó el CGE, están «destruyendo el consumo y la demanda de toda la eurozona como muestra el inquietante descenso de los préstamos bancarios de nueva concesión».