-Rebajan al 11,8% la tasa de desempleo para este año

MADRID, 31 (SERVIMEDIA)

El Consejo General de Economistas (CGE) ha elevado un 2,3% su previsión de crecimiento de la economía española en 2023, dos décimas más que en su última previsión, «a pesar de la moderación del crecimiento del segundo trimestre y la corrección en una décima del crecimiento del trimestre anterior».

Según informó el organismo este lunes, las «buenas» expectativas del sector turístico, la moderación de la inflación y el «alto nivel de ocupación» hacen prever un incremento positivo en el tercer trimestre.

El CGE indicó que el crecimiento del segundo trimestre, que se situó en un 0,4%, y la revisión de una décima, hasta el 0,5%, del primer trimestre del año, denota «una cierta desaceleración en el trimestre motivada fundamentalmente por el retraimiento de las exportaciones (-4,1%), aunque compensado por el crecimiento del 3% de la inversión y el mejor comportamiento de la demanda interna».

Así, respecto al trimestre actual, se espera un crecimiento en torno al 0,5% gracias fundamentalmente al sector servicios por el empuje del turismo, cuya campaña de verano se espera que se alargue hasta el mes de octubre. Por ello, se estima que el crecimiento a fin de año sea del 2,3%, dos décimas por encima de la última estimación.

No obstante, el organismo afirmó que la evolución de la economía en este segundo semestre puede verse afectada «por la situación de los países de la zona euro, principales destinos de nuestras exportaciones hacia las que se dirigen más del 65% de las mismas». «La situación europea es más débil en el contexto mundial por la cercanía de la guerra de Ucrania y está dando señales de desaceleración», indicó.

Quizás también te interese:  Descubre cómo la economía en Rumanía se está recuperando: Perspectivas y análisis

Concretamente, los economistas recalcaron que se observa una reducción de 3,3 puntos respecto a mayo en el índice de la actividad del sector servicios, situándose en 53,4, mientras que el manufacturero se ha situado en 48. Sin embargo, apuntaron que «las menores tasas de crecimiento se registran en la actualidad en aquellos países con mayor peso del sector industrial, viéndose favorecidos los que se basan en el sector servicios como es el caso de España».

INFLACIÓN Y EMPLEO

Respecto a la inflación, pese al incremento de tres décimas del dato adelantado del mes de julio, hasta el 2,3%, el CGE mantiene su previsión de crecimiento del Índice de Precios de Consumo (IPC) del entorno al 3% a final de año.

Sobre la evolución del empleo, según los datos de la última Encuesta de Población Activa (EPA), destaca que la cifra de ocupados se sitúa en máximos históricos, pero dada la fortaleza del sector servicios en estos meses marcados por la temporada turística, hay que tomar los buenos resultados con «debida prudencia» en cuanto a su mantenimiento en el último trimestre del año, dado que la tasa de temporalidad ha subido cinco centésimas. Con ello, revisan a la baja en ocho décimas, hasta el 11,8%, su previsión de desempleo.

DEUDA Y DÉFICIT

Por otro lado, pese al incremento de la deuda de las Administraciones Públicas en mayo hasta los 1,5 billones, los economistas destacaron que la ratio de deuda respecto al PIB se va reduciendo y se espera que a final de año se sitúe en el 110,5%, un punto menos que en la última previsión.

Quizás también te interese:  Abanca destaca que la asimetría regulatoria entre países europeos "imposibilita pensar en grandes procesos de integración"

Según el organismo, esta reducción se producirá fundamentalmente debido al aumento de recaudación y al incremento de las cotizaciones por el buen comportamiento del empleo, unido al seguimiento de las políticas emanadas desde Bruselas a este respecto.

Asimismo, la subida de los tipos de interés por parte del Banco Central Europeo (BCE) está teniendo sus efectos en el mercado inmobiliario, con un retroceso del 1,8% respecto al primer trimestre, y en la reducción del número de préstamos hipotecarios concedidos. «El ahorro se está reduciendo, por una parte, por la reducción de la renta disponible por el efecto de la inflación y los tipos de interés, y, por otra, por la utilización del ahorro para cancelar hipoteca y reducir los costes de financiación», explicó el organismo.

Con todo, la ralentización de la economía, junto con las medidas de lucha contra la inflación y el incremento de las cargas financieras generado por la subida de los tipos de interés, entre otros factores, llevan a los economistas a mantener su estimación del déficit presupuestario para 2023 en el 4,4%.