MADRID, 24 (SERVIMEDIA)

El Instituto Nacional de Estadística (INE) confirmó este viernes que el Producto Interior Bruto (PIB) español se incrementó un 0,2% en el cuatro trimestre respecto al trimestre precedente y cerró 2022 con un crecimiento del 5,5%, cifra idéntica a la que avanzó el pasado 27 de enero.

De esta manera, se cumplen los augurios tanto del Gobierno como de los principales organismos nacionales e internacionales, y se bate con creces el objetivo que el Ejecutivo se marcó en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2022, cuando estimó que la economía crecería un 4,4%.

Todo ello, a pesar de la invasión rusa de Ucrania y sus efectos sobre la economía europea. La subida de los precios de la energía y la inflación han marcado el año a nivel económico y han ralentizado el crecimiento económico. Sin embargo, no han impedido que el PIB avanzase un 0,2% tanto en el tercer como en el cuarto trimestre, evitando así la recesión.

Fuentes del Ministerio de Asuntos Económicos celebraron la consecución de este dato en un contexto internacional «de enorme incertidumbre», en el que la economía española «ha mantenido una gran solidez y resiliencia». «Se trata de un crecimiento equilibrado con una aportación positiva de la demanda nacional, impulsada por el consumo y la inversión, y un excelente comportamiento de las exportaciones, que refleja la competitividad de la economía española», resumieron.

Con este dato, el INE confirma que España fue el país que más creció entre las grandes economías del euro, por encima de Países Bajos (+4,5%), Italia (+3,7%), Francia (+2,6%) y Alemania (+1,8%), además de superar la media de la eurozona (+3,5%). Sin embargo, todavía es de los pocos estados de la Unión Europea que no ha recuperado el PIB previo a la pandemia de la covid-19.

Quizás también te interese:  Escrivá pide "rebajar" las recomendaciones de "medidas restrictivas" en pensiones como las del Banco de España

En concreto, el valor del PIB a precios corrientes para el conjunto del año 2022 se situó en 1,327 billones de euros, un 10% más que el registrado en 2021. Sin embargo, el INE reduce en una décima la cifra avanzada en enero.

En términos interanuales, el INE rebaja también en una décima la variación del PIB en el último trimestre del año, hasta el 2,6%. Esta tasa es 2,1 puntos porcentuales inferior a la del trimestre anterior, en el que se registró un 4,7%.

La contribución de la demanda nacional al crecimiento interanual del PIB fue mayor de lo esperado, de 0,9 puntos. Por su parte, la demanda externa presentó una aportación de 1,7 puntos, dos décimas menos que el dato adelantado en enero.

El gasto en consumo final se incrementó un 2,6% respecto al mismo periodo del año pasado, aunque cayó en cinco décimas con respecto a la registrada entre julio y septiembre. En concreto, el consumo final de los hogares se incrementó un 2,7%, lo que supone una desaceleración de 2,2 puntos respecto al trimestre pasado; mientras que el de las administraciones públicas presentó un crecimiento interanual del 2,3%, lo que supone 3,7 puntos más que en el trimestre precedente.

EMPLEO

Pese a los buenos datos macroeconómicos, el INE confirmó que el número de horas efectivamente trabajadas se redujo en un 0,1% respecto al tercer trimestre, en el que se registró un mantenimiento (0%). No obstante, el número de horas efectivamente trabajadas se incrementó un 2,7% en términos interanuales en el primer año de la reforma laboral, aunque esta cifra es inferior en cinco décimas a la contabilizada entre julio y septiembre.

Quizás también te interese:  Calviño celebra la moderación del IPC en agosto y prevé que seguirá el descenso en los próximos meses

Así las cosas, la variación interanual de la productividad por puesto de trabajo equivalente a tiempo completo se situó en el 0,6%, mientras que la productividad por hora efectivamente trabajada se redujo en un 0,1%.

Los puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo, definidos como el número de horas trabajadas entre la jornada media realizada en puestos de trabajo a tiempo completo, aumentaron un 0,1% respecto al trimestre anterior. Esta variación es 1 punto porcentual inferior a la del tercer trimestre y «se explica por el efecto combinado de la variación de las horas trabajadas y el aumento de la jornada media en puestos de trabajo a tiempo completo», que limita la caída del 1,3% al 0,3%.

En términos interanuales, el empleo presentó un crecimiento del 2%, ocho décimas inferior al registrado en el trimestre precedente, lo que supone un incremento de 386.000 empleos equivalentes a tiempo completo en un año, en línea con las cifras avanzadas en enero.

La tasa de variación interanual del empleo de las ramas industriales se situó en el 1,1%, lo que supone 1,3 puntos menos que en el trimestre precedente. En el caso de la construcción, la variación interanual del empleo es del 2,8%, con una bajada de 1,2 puntos respecto al tercer trimestre. El empleo en servicios disminuyó en tres décimas su crecimiento interanual respecto al trimestre anterior, hasta el 2,7%. Finalmente, el empleo en las ramas primarias cayó un 9% tras descender un 7% respecto al tercer trimestre.

REMUNERACIÓN

La remuneración de los asalariados creció un 6,2% en términos interanuales en el cuarto trimestre, una décima menos que el dato avanzado en enero. Este resultado es consecuencia del aumento del 2,4% del número de asalariados y a que la remuneración media por asalariado varió un 3,7%, frente al 2,2% del tercer trimestre.

Quizás también te interese:  'La trabajadora infiltrada' alerta: "Muchas empresas exigen a sus trabajadores lo que puede dar una persona y un 30% más"

Finalmente, el INE informó de que el excedente de explotación bruto /renta mixta bruta generado en la economía creció un 16,7% en tasa interanual, dos décimas menos de lo esperado. Asimismo, la cuantía devengada en impuestos sobre la producción y las importaciones netos de subvenciones registró un descenso del 20,1%, frente al aumento del 4,9% del trimestre anterior.