– Imaz afirma que «la energía no puede estar sujeta a la política climática»

MADRID, 14 (SERVIMEDIA)

El consejero delegado de Iberdrola España, Mario Ruiz-Tagle, pidió este miércoles un «pacto» a 20 años que genere un «ambiente regulatorio estable y predecible que permita atraer inversiones y que incluya también la política fiscal».

Así se expresó Ruiz-Tagle en las jornadas organizadas por el periódico ‘Cinco Días’ con motivo de su 45 aniversario, donde participaron también los consejeros delegado de Enagás, Arturo Gonzalo, y de Repsol, Josu Jon Imaz.

«La incertidumbre se traduce en riesgo y en pima», advirtió Ruiz-Tagle, quien mostró su esperanza de que «el apaciguamiento en el precio del gas» permita «un poco de calma para diseñar el panorama energético que queremos en el futuro».

En esta línea, pidió una «discusión relajada sobre la regulación que afecta al sector eléctrico porque pedimos un horizonte de largo plazo y predictibilidad para tener una energía a coste razonable que per

mite aumentar la competitividad».

Además, en relación con la regulación eléctrica, pidió «mirar también el mercado de los combustibles fósiles porque las distorsiones vienen de ahí» puesto que el 80% de la energía consumida viene todavía de esos combustibles.

Por su parte, Gonzalo destacó que Europa afronta el próximo invierno «mucho mejor de lo que se pudo pensar en un primer momento porque ha hecho muy bien los deberes», aunque admitió que han ayudado tanto la reducción de la demanda china como el hecho de que el pasado invierno fue muy suave.

Por ello, afirmó que «aunque pueda llegar un invierno muy frío que provoque un nuevo repunte de la demanda y los precios no vamos a ver precios como los que hemos visto el año pasado».

Quizás también te interese:  Todo lo que necesitas saber sobre la residencia fiscal en Togo: requisitos, beneficios y procedimientos

Además, señaló que «Europa tiene el objetivo de avanzar en la autonomía estratégica y eso incluye un elemento de independencia energética» por lo que se debe producir una aceleración del despliegue de las renovables incluyendo el biometano y el hidrógeno renovable. «España tiene una oportunidad enorme», apostilló.

Por último, el consejero delegado de Repsol, Josu Jon Imaz, advirtió de que en materia energética en Europa «necesitamos una transición, no una revolución porque el muerto puede ser la industria». Asimismo, denunció que «creamos dependencia con Rusia y hemos pagado el pato»,

A este respecto, advirtió de que a fecha de hoy las energías renovables solo aportan el 11,7% del consumo primario por lo que los combustibles fósiles seguirán siendo necesarios durante mucho tiempo. «Nos vamos a equivocar de cuajo», alertó, antes de defender que «la energía no puede estar sujeta a la política climática».