MADRID, 22 (SERVIMEDIA)

Un estudio del Banco de España pone de manifiesto que, en promedio, el empleo ha aumentado más en las ocupaciones más expuestas a la Inteligencia Artificial (IA), mientras que los salarios no parecen verse afectados de manera significativa por la exposición a la tecnología.

Así lo concluye un documento de trabajo publicado por el Banco de España este martes en el que se analiza el impacto de las nuevas tecnologías en el empleo en 15 países de la zona euro, entre los que se encuentra España, y en Reino Unido.

Las conclusiones surgen de la evolución del periodo 2011-2019. En promedio, el empleo ha aumentado más en las ocupaciones más expuestas a la IA. Esto ocurre en mayor medida en el caso de las ocupaciones con una proporción relativamente mayor de jóvenes y trabajadores de mayor cualificación profesional.

Si bien existe heterogeneidad entre países, solo muy pocos muestran una disminución en los porcentajes de empleo de ocupaciones más expuestas a la automatización habilitada por la IA, según el Banco de España. La heterogeneidad de este resultado por países «parece estar ligada al ritmo de difusión de la tecnología y a la educación y, también, a la regulación del mercado de productos (competencia) y a la legislación sobre protección al empleo».

En cambio, respecto al impacto en los salarios, el organismo apunta que no parecen verse afectados estadísticamente de manera significativa.

En suma, el Banco de España reafirma que los resultados de este trabajo no respaldan la hipótesis de que el ‘software’ reemplaza puestos rutinarios de media cualificación. No obstante, para algunos países analizados sí se observa un impacto negativo de la tecnología en esos puestos de trabajo.

Quizás también te interese:  Economía de la Inteligencia Artificial en la Gestión de Proyectos

Los autores de la investigación piden tomar los resultados sobre la IA y el empleo «con cautela», dado que esa tecnología se encuentra en una fase de desarrollo muy temprana y las conclusiones ahora obtenidas podrían no ser extrapolables al futuro.