– El 52% asegura haber repercutido los costes en precios y un 31% prevé hacerlo

MADRID, 12 (SERVIMEDIA)

Una encuesta de KPMG en colaboración con la patronal empresarial CEOE revela que el 70% de los empresarios de España espera aumentar sus ventas este año, lo que representa siete puntos menos que en el sondeo de 2022, y el 38% pretende ampliar su plantilla, ocho puntos menos que el año pasado.

Así se desprende del informe ‘Perspectivas España 2023’ difundido este domingo para el que se ha encuestado a 1.116 empresarios y directivos de 24 sectores y de todas las comunidades autónomas.

A tenor del informe, un 57% de los directivos califica la situación de la economía española como regular (53% en 2022), mientras que un 28% la considera mala o muy mala. Estos datos contrastan con la opinión sobre la situación actual de sus empresas, puesto que casi tres de cada cuatro empresarios (73%) considera que la marcha de su compañía es buena o excelente.

Además, un 44% de los empresarios encuestados confía en que la situación de su organización mejore a lo largo del año, mismo porcentaje que prevé que la economía española evolucione a peor en los próximos 12 meses.

En cuanto a la contratación, disminuye el porcentaje de encuestados que ampliará su plantilla en ocho puntos, hasta afirmarlo el 38%, y aumenta siete puntos hasta el 50% quienes afirman que la mantendrán igual. También aumenta ligeramente, del 11% al 12%, quienes prevén disminuir el número de trabajadores.

Además, un 59% asegura que su organización está teniendo dificultades para incorporar el personal que necesita, mientras que un 65% reconoce que la escasez de talento pone en riesgo sus objetivos de negocio.

Quizás también te interese:  El Banco Sabadell capta en tres meses más de 3.000 nuevos clientes de hostelería con el nuevo TPV inteligente

Respecto a la inversión, un 50% afirma que la aumentará, porcentaje que supone diez puntos menos respecto a la encuesta de 2022.

INFLACIÓN

El informe también revela los efectos de la inflación en otros ámbitos de la gestión corporativa. Un 69% de los directivos asegura que la inflación ha tenido un impacto alto o muy alto en los márgenes de beneficio de su organización. Como consecuencia, más de la mitad de los encuestados (52%) ha redefinido sus políticas de precios para reflejar el aumento de los costes y un 31% prevé hacerlo en los próximos 12 meses.

Además, un 45% ha renegociado sus contratos con proveedores y un 32% tiene previsto hacerlo a lo largo de este año.

La mayoría de los encuestados (53%) sitúa el desarrollo de medidas para mitigar inflación entre sus prioridades estratégicas para los próximos 12 meses y un 54% considere que el alza de precios es una de las principales amenazas para la economía española a corto plazo.

Así, tres aspectos estrechamente relacionados con la inflación como son el coste de la energía, la volatilidad de los precios o el riesgo de demanda registran un mayor porcentaje de respuestas cuando se les pregunta a los directivos por los principales riesgos para su negocio en este ejercicio (38%, 36% y 36%, respectivamente). A esto se suma que un 46% de los encuestados en esta edición incluye también la incertidumbre política entre las principales amenazas para la economía española en 2023.

El presidente de CEOE, Antonio Garamendi, considera que «las conclusiones del informe reafirman la necesidad de impulsar medidas de apoyo efectivas a las empresas para mantener la marcha de la economía y el empleo, así como de contar con un marco de estabilidad política y calidad normativa que genere un clima de inversión favorable».

Quizás también te interese:  Hacienda desmiente a la Plataforma contra la Morosidad y señala que la deuda comercial de la Administración es de 9.759 millones

Por su parte, el presidente de KPMG España, Juanjo Cano, resalta que «dentro de la prudencia que exige el contexto actual, las expectativas de los empresarios españoles sobre la evolución de sus organizaciones son optimistas y muestran su confianza en el incremento de las ventas, el impulso de la inversión y en el mantenimiento del empleo».