MADRID/BOGOTÁ, 24 (SERVIMEDIA)

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, avisó este miércoles de que «ningún país» está «libre de las consecuencias económicas» de la guerra en Ucrania, de su «impacto en la inflación desbocada» y de la crisis que está provocando en el ámbito de seguridad alimentaria.

Así lo indicó Sánchez durante la clausura del encuentro empresarial España-Colombia en el que, cuando se cumplen seis meses desde que se inició esa agresión, recordó a los «millones de desplazados» y a «los cientos de miles de hombres y mujeres que han perdido la vida por esta guerra».

Asimismo, destacó que mientras el Gobierno de Colombia «lucha para consolidar una paz justa y duradera tras décadas de conflicto», hoy en Ucrania hay personas «inocentes» que mueren «bajo los misiles y las balas» de un régimen que está «violentando uno de los principales principios sagrados de un orden internacional basado en reglas, que es la integridad territorial y la soberanía nacional de los pueblos».

Ante esta situación, ensalzó que la Unión Europea ha reaccionado con «solidaridad» y con «unidad», pero aseguró que las consecuencias de esta guerra van «mucho más allá del frente de la batalla» y son «crueles», especialmente cuando el mundo «apenas empezaba a levantar la cabeza tras una pandemia que ha asolado a millones de seres humanos en el planeta».

«Pocos países han sufrido tanto y durante tanto tiempo como Colombia las consecuencias de los conflictos violentos, tanto el pueblo colombiano como su nuevo Gobierno comparten la condena sin matices a la invasión de Ucrania y se ha unido a las sanciones económicas contra Rusia por su agresión», apuntó.

Quizás también te interese:  Los rascacielos de Madrid serán 5 en 2019

CRISIS ALIMENTARIA

Sánchez dejó «bien claro» que «no hay relación alguna» entre las sanciones individuales que se interpusieron contra personas «consideradas responsables de esta invasión» y la «amenaza global de la inseguridad alimentaria», ya que esas sanciones «no prohíben el comercio» o el pago de esas operaciones comerciales.

Por ello, afirmó que la única responsabilidad recae en el bloque ruso a la navegación por el Mar Negro e insistió en que el objetivo de las sanciones contra el líder de Rusia, Vladimir Putin, es que «tenga que sopesar» el coste de la agresión para su país «y reconsidere su posición».

Además, alertó de que los avances para reanudar las exportaciones del grano ucraniano «serán insuficientes» si Rusia no levanta las restricciones impuestas al comercio de alimentos y fertilizantes. También señaló que la Unión Europea destinará 7.000 millones de euros de aquí a 2024 para apoyar respuesta global a la crisis alimentaria y estabilidad macroeconomía de los países más vulnerables.