MADRID, 06 (SERVIMEDIA)

La Asamblea de Carabanchel convoca su manifestación de los jueves por la sanidad pública mañana, 7 de septiembre, ante el Centro de Salud Abrantes. Con el fin de «defender la Atención Primaria y los centros de salud». Retoman las protestas semanales «en defensa del derecho a la salud que se iniciaron hace ahora tres años».

Según la Asamblea, cuando se van a cumplir tres años de movilizaciones constantes en defensa de la sanidad pública ante el centro de salud de Abrantes, es necesario recordar «por qué empezaron las protestas, en el barrio de Carabanchel. A principio de septiembre de 2020 un trabajador de dicho centro de salud colocó un cartel en la puerta del centro que indicaba, no hay médicos ni de mañana ni de tarde. De golpe miles de personas nos habíamos quedado sin atención médica. Y empezaron las protestas semanales del vecindario. Desde entonces este ambulatorio ha ido recuperando poco a poco algunos profesionales».

El centro de salud Abrantes atiende un área con una población de 30.000 personas y tenía en febrero de 2020, justo antes del inicio de la pandemia de la covid-19, 16 facultativos de familia (8 en el turno de mañana y 8 en el de tarde).

Según la Asamblea, «los recortes y el abandono de la atención primaria lo han dejado desguarnecido. Desde hace meses, debido a que la Consejería de Salud de la Comunidad no ha cubierto bajas y jubilaciones, este centro de salud cuenta ya con tan sólo con 6 doctoras de mañana y una sola médico en el turno de tarde para un área de 30.000 personas. Y el número de facultativas y facultativos puede variar cada día dependiendo de si hay alguna profesional de baja o, como ha ocurrido este verano, tomando sus merecidas vacaciones».

Quizás también te interese:  El 60% de las mujeres del mundo trabajan en la economía informal

Según los organizadores de las movilizaciones de Abrantes, en agosto, «el centro tuvo entre dos y tres médicos de familia, ninguna por las tardes (aunque algunas tardes había un facultativo de urgencias). Es cierto que en verano mucha gente sale de Madrid, pero no tanta como para dejar que un barrio entero se quede con tan reducida atención médica».