Las ayudas públicas ordinarias en España se redujeron ligeramente en 2019 y representaron el 0,37% del PIB, tres décimas menos que en 2018.

Así lo refleja el ‘Informe Anual de Ayudas Públicas de 2021’ que ha remitido la CNMC a las Cortes y que este miércoles publicó el organismo supervisor.

El informe se refiere a 2019, el último ejercicio con datos oficiales definitivos sobre ayudas públicas en todo el país.

España fue el tercer Estado miembro de la UE-28 con menos ayudas públicas en porcentaje del PIB nacional, tras Irlanda y Luxemburgo.

En la UE-28, las ayudas aumentaron ligeramente de media, hasta el 0,85% del PIB de la región. Los países del norte y del centro de Europa fueron, en general, quienes más ayudas concedieron en la Unión Europea.

En España el descenso de las ayudas se produjo en el caso de las ayudas horizontales, aquellas que no están restringidas a sectores económicos concretos, mientras que las ayudas sectoriales siguieron manteniendo el mismo peso sobre el total del PIB nacional.

En cuanto a los objetivos perseguidos, se dedicaron recursos sobre todo a ayudas a consumidores individuales (por ejemplo, ayudas a residentes extra peninsulares) y, en menor medida, a favorecer la transición ecológica y energética si se compara con la UE-28. El peso de las ayudas I+D+i en España estuvo igualado con el de las concedidas en la UE-28.

La CNMC recuerda que desde 2014 no se han otorgado en España nuevas ayudas al sector financiero.

En relación con las ayudas por la pandemia, la comisión explica que con datos de julio de 2021, Alemania era líder por volumen de ayudas aprobadas e Italia se situaba como el país con más ayudas utilizadas. En el caso de España, el sistema de ayudas se ha centrado en avales y garantías en vez de en subvenciones.

Quizás también te interese:  ¿Cuáles son los productos del baño estrella este Black Friday?

(SERVIMEDIA)