MADRID, 06 (SERVIMEDIA)

Esade estima que el PIB registrará una expansión del 0,6% en el segundo trimestre con respecto al periodo comprendido entre enero y marzo, un avance que significa que la economía se mantiene «resiliente» a pesar de los persistentes desequilibrios fiscales, «al menos de momento».

Esta es una de las principales conclusiones del Informe Económico y Financiero de Esade, elaborado con el apoyo de Banco Sabadell y publicado este jueves, que atribuye este desempeño positivo de la economía española a una favorable evolución de la inversión y a un aumento en las exportaciones, que «se han visto favorecidas por la rápida disminución de los precios en España».

No obstante, el documento advierte de que el consumo privado ha experimentado un perfil «más débil», sufriendo una contracción de más del 1% en los primeros tres meses de 2023, e incide en el «impacto significativo» que los costes financieros tendrán tanto en las decisiones de los hogares como en las de inversión y producción de las empresas.

«Las previsiones económicas de España son más favorables que las del resto de países en la Unión Europea. Entre los indicadores destacados, se encuentran una inflación por debajo de la media y el buen comportamiento del mercado laboral. Sin embargo, estos buenos resultados palidecen al tomar una perspectiva temporalmente más amplia. Además, nuestra economía no es ajena al contexto global y adolece de sus propias vulnerabilidades, por lo que la situación podría deteriorarse en los próximos meses», resumió el director EsadeEcPol, Toni Roldán.

El informe destaca también la disminución en la concesión de crédito al consumo y señala que, «aunque el impacto de la subida de tipos en España se anticipa más suave que en el resto de Europa debido al menor nivel de endeudamiento privado español, las consecuencias podrían ser severas para los segmentos de población más vulnerables».

Quizás también te interese:  El Banco de España calcula que el 30% de las hipotecas variables aún tiene pendiente una fuerte subida en los próximos meses

Asimismo, subraya el repunte en la tasa de ahorro de las familias españolas en un contexto de bajada de inflación. En este sentido, Esade augura que el IPC se situará en torno al 3% en el año y con bajadas interanuales hasta el 2% durante los meses de verano.

Por último, la institución considera que la política fiscal jugará «un papel clave» para el crecimiento económico de España durante este año, aunque lamentó que «las elecciones anticipadas de julio limitan las posibilidades para acelerar el gasto».

No obstante y «a pesar del lento desembolso inicial de los fondos europeos», espera que su ejecución aumente «de forma significativa» en el resto del año, y sirva para «contrarrestar parcial o totalmente» la disminución del crecimiento esperada por la desaceleración de la economía internacional.