MADRID, 22 (SERVIMEDIA)

El Ayuntamiento de Madrid avanza para que la Empresa Municipal de Transportes (EMT) sea la más sostenible de Europa y, tras renovar el 62% de su flota y acabar con los autobuses diésel en diciembre pasado, la capital acelera la adaptación de las infraestructuras de la EMT a las necesidades que requieren los vehículos cero emisiones.

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, en compañía del delegado de Medio Ambiente y Movilidad, Borja Carabante, y del director gerente de la EMT, Alfonso Sánchez, presentó este miércoles la nueva estación de carga eléctrica del Centro de Operaciones de la empresa municipal en Carabanchel, un innovador proyecto, único en Europa, que forma parte de los importantes avances del actual plan de electrificación de estas instalaciones.

La infraestructura está compuesta por 52 puntos de carga por pantógrafo invertido y por una potente instalación fotovoltaica que va a garantizar el abastecimiento del 10% de la energía de la estación de carga para la gestión de una flota de autobuses eléctricos en constante crecimiento.

Con la puesta en marcha de esta estación de carga eléctrica inteligente mediante pantógrafo invertido, la EMT y el Ayuntamiento se ciñen al compromiso adquirido de dotar a sus centros de operaciones de la infraestructura necesaria para proveer de energía a los vehículos eléctricos que están integrándose en la flota municipal.

En la actualidad, Madrid, con 22 líneas cero emisiones, es la ciudad de España con más líneas eléctricas de autobús. Ha pasado de 49 autobuses eléctricos en 2019 a 180 en 2023 gracias a que el año pasado se realizó la mayor licitación de su historia de vehículos eléctricos (150). La flota cero emisiones, que alcanzará las 330 unidades con las incorporaciones previstas de aquí a finales de 2023, representará el 20,4% del parque en 2024 y el 25% en 2025.

Quizás también te interese:  Cómo Integrar el Inbound Marketing en tu Estrategia de Ventas: Guía Completa para Aumentar tus Conversiones

SIN TIEMPOS DE ESPERA

Los nuevos sistemas de recarga eléctrica inteligente mediante pantógrafo invertido permiten cargar los autobuses sin intervención de ningún operario ni tiempo de espera por parte del conductor, pudiéndose realizar al principio o al final de su jornada laboral.

El sistema está concebido para que la carga de cada vehículo se realice de la forma más versátil posible, sin afectar a la duración de las baterías y optimizando los costes asociados a toda la operativa. Los pantógrafos, conectados por wifi con los vehículos, trabajan a una potencia de 100 kW, lo que supone que el tiempo máximo de carga para cada autobús oscila entre dos y tres horas. Además, estarían preparados técnicamente para trabajar, en el futuro, a una potencia máxima de 450 kW.

Estas soluciones de carga automatizada tienen asociadas instalaciones adicionales como la planta fotovoltaica provista de 613 paneles con una potencia instalada de 300 kW, capaz de producir aproximadamente unos 444,5 MWh/año, de los cuales se prevé un autoconsumo mínimo del 90%. Esto supone, al menos, el 10% de la energía total demandada que se prevé para esta instalación. Además, la infraestructura cuenta con un Centro de Distribución y un Centro de Transformación de potencias instalada de 20 y 5 MVA, respectivamente, necesarios para su funcionamiento.

De forma adicional, la instalación lleva implantado un novedoso sistema de detección y extinción de incendios mediante cámaras termográficas, detectores de gases específicos y sistemas de extinción a base de agua más aditivo encapsulador a través de rociadores, que permite proteger de manera rápida y segura los autobuses y toda la infraestructura eléctrica asociada.

Quizás también te interese:  Descubre todo sobre el BBVA Estrategia 0-50 FI: estrategias y beneficios

La inversión total para la instalación del espigón de puntos de recarga mediante pantógrafo, más la instalación de la planta fotovoltaica, asciende a más de 5,5 millones de euros, de los que un 90% queda financiado por los fondos europeos NextGenerationEU. Esta aportación se enmarca dentro del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, concretamente en la convocatoria del programa de ayudas a municipios para la implantación de zonas de bajas emisiones, y la transformación digital y sostenible del transporte urbano.

El proyecto diseñado para la electrificación del Centro de Operaciones de Carabanchel se ha estructurado en cuatro fases, de las cuales se completaron ya las dos primeras entre los años 2021 y 2022. Estas instalaciones, que disponen actualmente de estos 52 puntos de carga de 100 kW por pantógrafo invertido y con 95 puntos de carga por cable (100-120 kW), contarán al término de las cuatro fases, previsiblemente en diciembre de 2024, con un total de 329 puntos de recarga: 234 pantógrafos invertidos y 95 puntos de recarga por cable.