MADRID, 17 (SERVIMEDIA)

El Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital no detecta, a priori, obstáculos para que hipotecados con aval accedan a las medidas del Código de Buenas Prácticas, tras la carta remitida al Gobierno por la Asociación de Usuarios Financieros (Asufin) denunciando barreras para esos casos.

Fuentes del Ministerio comentaron a Servimedia que no perciben problemas para «reestructurar hipotecas con avalistas» a través del Código de Buenas Prácticas.

Asufin ha trasladado en una carta a la vicepresidenta primera del Gobierno y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, que la existencia de un aval en la hipoteca supone «una barrera de entrada» al Código de Buenas Prácticas bancarias.

Apunta que la existencia de un avalista en la mayoría de los préstamos hipotecarios «podría ser uno de los motivos por el que el número de familias que se están acogiendo a estas medidas dista mucho de ser el calculado cuando se puso en marcha el mismo».

La asociación señala que «cada vez llegan más casos a Asufin que podrían asumir la hipoteca con alguna de las medidas establecidas» en el código, pero el banco deniega las solicitudes, «casi nunca por escrito, dando a entender que tiene que ser su aval el que arrime el hombro».

El aval es «una medida adicional requerida por las entidades para una eventual situación de impago», según la carta de Asufin, suscrita por su presidenta, Patricia Suárez, quien defiende que «el aval que se impone como exención para aplicar el Código de Buenas Prácticas no debería operar» si se busca «no dejar a las personas y familias en situación de precariedad económica por la subida del tipo».

Quizás también te interese:  ¿Se ha recuperado realmente el sector de la construcción?