MADRID, 10 (SERVIMEDIA)

La Confederación Española de Organizaciones Empresariales (Cepyme) alertó este lunes de que el alza de cotizaciones, la inflación y la subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) han «castigado» especialmente a la microempresa, con una destrucción neta de 3.899 negocios en un año, lo que supone un 0,3% de caída interanual a cierre de febrero.

La merma del parque de microempresas fue especialmente intensa (-3,8%) en las actividades agrupadas en el sector agricultura, ganadería y pesca, según datos oficiales de la Seguridad Social cribados por el servicio de estudios de Cepyme, que avisa de que la cifra de empresas de menos de 10 trabajadores acumula cinco meses de descensos.

También se registraron descensos en el segmento de empresas de menor tamaño en la industria (-1,6%) y los servicios (-0,1).

Por el contrario, en la construcción aumentó un 1,7% el número de pequeñas empresas y su cifra total se acerca al máximo de 2008.

Mientras la cifra de empresas de menos de 10 trabajadores lleva cinco meses cayendo, la cifra total de empresas aumentó un 0,2% en febrero, lo que supone la primera subida interanual en cinco meses.

La caída interanual de 3.899 empresas de menos de 10 trabajadores fue dispar según sectores. En el conjunto del sector agrario, ganadero y pesquero se concretó en una merma de 3.443 empresas, frente a las 1.209 menos de la industria, el descenso de 1.225 en los servicios y el aumento de 1.978 en la construcción.

Según la serie de las empresas inscritas en la Seguridad Social, las microempresas agropecuarias llevan 18 meses seguidos cayendo, las industriales acumulan 19 meses de descensos y las de servicios caen desde hace 5 meses.

Quizás también te interese:  Economía del Cambio Organizacional: Adaptación y Resiliencia

«El hito de que merme la cifra de microempresas en tres sectores (agropecuario, industria y servicios) no se producía desde 2013, exceptuando el periodo más adverso de la pandemia», advierte esta patronal.

Además, tanto el número total de empresas inscritas en la Seguridad Social como el de microempresas sigue por debajo de los niveles del último trimestre de 2019, previo al confinamiento por la irrupción de la pandemia de covid-19. Así lo refleja el índice de evolución del número de empresas, que se sitúa en 98,8 puntos en febrero de 2023.

GRANDES EMPRESAS

En contraposición con esta situación, Cepyme señala que el número de grandes empresas de más de 500 trabajadores, que son menos permeables a la subida del SMI, en particular, y al alza de costes laborales, en general, crece en todos los sectores en términos interanuales. En total, la subida es de 130 empresas.

En el sector agropecuario se concreta en una empresa más en un año; en industria, en 30 más; en construcción, en cinco; y en servicios, en una subida de 94 grandes empresas.

Ante el alza de cotizaciones a la Seguridad Social, que se verá amplificada en los próximos ejercicios por la reforma de las pensiones, debido a nuevas exacciones de costes laborales como el Mecanismo de Equidad Intergeneracional (MEI); de la carga impositiva, aupada además por la inflación padecida en el último año y medio y que ha elevado la recaudación a niveles «récord» y la subida salarial derivada del SMI, Cepyme reclama «atención» por parte del Gobierno a las empresas más vulnerables, las microempresas, aquellas de menos de 10 trabajadores y que representan el 85,2% de tejido productivo español.

Quizás también te interese:  El BCE elige a CaixaBank como único banco europeo para el desarrollo del prototipo del euro digital

«La ganancia de tamaño es uno de los hándicaps de las pymes españolas. Las medidas que elevan los desembolsos tributarios y los costes laborales no sólo dificultan o impiden la consecución de este objetivo, sino que debilitan especialmente a la microempresa, en muchos casos hasta producir su cierre, máxime en un entorno, como el reciente, en que el sobrecoste en impuestos y cotizaciones no es el único que soportan las pymes, ya que el IPC reeditó máximos de los años ochenta», agrega Cepyme.