MADRID, 03 (SERVIMEDIA)

El presidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), Antonio Garamendi, destacó este viernes que no cree que «esté sobre la mesa», o al menos a él no le «consta», que otras empresas estén pensando seguir los pasos de Ferrovial y llevarse de España su domicilio social, aunque avisó de que los mensajes contra los empresarios que se están dando últimamente «no favorecen, en absoluto, la confianza en el país».

Garamendi se expresó de este modo en una entrevista en Onda Cero recogida por Servimedia, en la que calificó de «situación increíble» y «absurda» las críticas que se están realizando desde el Gobierno a Ferrovial. Además, señaló que antes ya ha habido críticas contra sectores como la banca, las energéticas, la gran distribución e, incluso, contra un empresario que donó fondos al sistema sanitario, en referencia implícita a Amancio Ortega.

Ante este escenario, reclamó «estabilidad política» y «confianza», ya que es lo que necesitan los inversores, que pagan en torno al 50% de la deuda española.

En este punto, recordó que «hay un montón de impuestos recurridos», como el gravamen a la banca o a las energéticas. Por ello, pidió «calidad en la norma» y subrayó que «una empresa, una persona, va buscando su espacio donde mejor entienda y eso no significa que esté defraudando a nadie. Hay que respetar la decisión de una empresa que tiene sus accionistas», enfatizó Garamendi, que proclamó que «ojalá en la vida hubiera muchos más Rafaeles del Pino», defendiendo así al máximo responsable de Ferrovial.

PAÍS ATRACTIVO

Igualmente, subrayó que si se quiere que España sea «un país más atractivo» para las empresas, «es evidente que las campañas de descrédito no son lo más oportuno». Además, sostuvo que se debe hablar más de «ortodoxia económica» y «rigor presupuestario», pues «también genera confianza para las inversiones».

Quizás también te interese:  Economía de la Biotecnología Alimentaria: Innovaciones y Desafíos

El presidente de los empresarios recordó que la deuda de Países Bajos tiene la triple A, por lo que animó a que España se ponga como objetivo llegar también a esa calificación. Asimismo, criticó que se cargue contra empresas como Ferrovial, que son multinacionales y que en España genera unos 5.500 empleos y deja más de 280 millones en impuestos.

«Ojalá en lugar del Ibex-35 tuviéramos el Ibex-500», ironizó Garamendi, que también argumentó en favor de Ferrovial que «si somos europeos pueden elegir el sitio donde quieren vivir».

En la entrevista, Garamendi también apuntó que es necesario que las empresas ganen dinero para poder invertir en cuestiones como la digitalización y denunció que «mientras tengamos a algunos ministros o a alguna ministra castigando», pues «es un mensaje muy negativo».

Sobre el argumento de Ferrovial de que necesitaban irse a Países Bajos para poder operar en la bolsa de Nueva York, Garamendi no ahondó en las cuestiones técnicas, pero sí dijo que si han tenido en cuenta en su decisión esa variable es porque se «facilitará» más que puedan alcanzar ese fin.