MADRID, 23 (SERVIMEDIA)

UGT valoró positivamente este viernes los datos de crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB), que muestran un avance de 0,6 puntos en el primer trimestre del año, aunque avisó de que, en su opinión, «hay que continuar con las inversiones y el apoyo a los hogares».

Los datos de Contabilidad Nacional correspondientes al primer trimestre de 2023 muestran una aceleración de la economía, según el sindicato, que explicó que, sin embargo, el consumo aún no se ha recuperado porque los precios siguen creciendo y porque «el endurecimiento de la política monetaria lastra el crédito».

Por esta razón, UGT demanda continuar con el apoyo fiscal para favorecer las inversiones estratégicas y el consumo de los hogares, reforzando así la política económica desarrollada por el Gobierno.

El sindicato valoró estos datos de forma especialmente positiva, al tener en cuenta que se registran a poco más de un año del inicio de la guerra en Ucrania y la consiguiente subida de la inflación.

En cambio, «estos datos muestran una nueva aceleración en 2023, que además viene acompañada de una moderación de la inflación, que para el primer trimestre promedió una tasa anual del 5,1%, 3,3 puntos menor a la que se vivió en 2022 (actualmente, la inflación media en lo que va de 2023 es de un 4,5%)».

En contraposición a esta situación, UGT lamentó que los datos de consumo de la Contabilidad Nacional muestran que todavía no han recuperado un ritmo de crecimiento adecuado (1,6% anual frente al 4,7% del pasado año), en parte por la subida del nivel general de precios y, por otro lado, por las decisiones de política monetaria que han endurecido el acceso al crédito, afectando a la marcha de la economía en su conjunto. «Con la última subida de tipos que anunció el Banco Central Europeo el pasado jueves 15 de junio, éstos ya se sitúan en un 4%, un dato inédito desde 2008», criticó.

Quizás también te interese:  Economía de la Alimentación del Futuro: Tendencias y Desafíos

Por otro lado, los datos de la CNTR muestran que una buena parte del crecimiento del PIB español proviene de la demanda externa, que en el primer trimestre de 2023 registró unas exportaciones 10,2% superiores al mismo periodo de 2022 y unas importaciones un 3,3% superiores. Esto se ha traducido en una significativa mejora de la balanza comercial española, que ha logrado reducir su déficit comercial un 57% en este primer trimestre, lo que supone un «logro relevante del actual ciclo económico».

«En definitiva, la economía española requiere continuar con un fuerte apoyo fiscal que favorezca las inversiones estratégicas y el sostenimiento del consumo de los hogares, que genere una aceleración del crecimiento de la actividad, y que garantice que se haga con una mayor justicia social, reforzando los resultados de la política económica desarrollada en los últimos 4 años», concluyó UGT.