MADRID, 01 (SERVIMEDIA)

El presidente de BBVA, Carlos Torres, afirmó este miércoles que no hay una situación de «excesos» en la banca española y pidió no fijarse «en las cifras de miles de millones» de beneficios porque «pueden confundir un poco» al señalar que la rentabilidad no cubre el coste de capital.

Así lo indicó Torres en la rueda de prensa junto al consejero delegado de la entidad, Onur Genç, para dar detalles sobre los resultados obtenidos por el banco en 2022, ejercicio en el que obtuvo un beneficio neto histórico de 6.420 millones, un 38% más que en 2021.

Torres fue preguntado por las declaraciones vertidas desde el Gobierno sobre gravar más a los bancos ante los beneficios que están dando a conocer y respondió que «no hay que fijarse en las cifras de miles de millones» que se están anunciando porque «pueden confundir». En su lugar, recomendó «ponerlas en contexto» y ver que la rentabilidad no cubre aún el coste del capital. «Hay que mirar de dónde venimos y la historia, la composición de ese beneficio», añadió.

Torres también aseveró que, «si hubiera excesos, yo sería el primero que estaría de acuerdo en que hay que corregirlos», pero «no estamos en esa situación, en España y en la banca en particular».

El presidente de BBVA señaló que, aunque «se puede pensar que esto tiene que ver con subida de tipos», el proceso que se vive es «de normalización» y en el caso de BBVA «pesa muchísimo el resultado que hemos tenido fuera» de España. Además, recordó que en los años de la crisis financiera hubo ejercicios de pérdidas y ahora «tenemos un proceso de normalización de los tipos que lleva a la recuperación de lo que tiene que ser una empresa sostenible, rentar el coste de capital», porque de lo contrario no se atrae inversión, según advirtió.

Quizás también te interese:  Baja la preocupación por los precios de la energía, aunque sube por el conjunto de la economía

Torres manifestó confianza en que se defenderán «las bondades» de la economía de mercado porque «la historia está repleta de ejemplos de economías que abandonaron la iniciativa privada y empresarial por otro tipo de modelos con resultados catastróficos». «El que la empresa tenga un objetivo de hacer inversiones rentables es esencial para que la economía funcione en una sociedad como la que tenemos en España», agregó.