– Hasta mayo se han comprometido 7.800 millones del Plan de Recuperación, casi el 30% de lo presupuestado

MADRID, 07 (SERVIMEDIA)

El secretario general de Asuntos Económicos y G20 en el Gabinete de la Presidencia del Gobierno, Manuel de la Rocha, comentó este martes que los dos fondos de ayudas públicas a empresas en dificultades, cuyo plazo termina el 30 de junio, «van a tener que terminar» en el marco actual y aseguró que «seguimos trabajando» con la intención de «ir a un marco que quizás salga más adelante».

Así lo comentó De la Rocha en una mesa redonda en el marco del ‘Cofides Investors Day’, que celebra su primera edición.

De la Rocha señaló que, pese a que «hemos venido trabajando con la Comisión Europea para poder extender los esquemas de recapitalización» de empresas afectadas por la pandemia, en el marco actual «van a tener que terminar» el 30 de junio tanto el fondo de apoyo a la solvencia que gestiona la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) como el fondo de ayudas a cargo de Cofides.

«Seguimos trabajando» con «la idea de ir a un marco que quizás salga más adelante donde hay algún tipo de ayudas», afirmó De la Rocha.

Este responsable en el Gabinete de la Presidencia del Gobierno defendió «flexibilizar» el marco de ayudas a empresas y aseguró que se está «empujando» en esa dirección. «En el muy corto plazo damos la bienvenida a la extensión de la suspensión de las reglas fiscales, lo contrario habría llevado a la mayoría de países europeos incluido España a una situación muy difícil», añadió.

Quizás también te interese:  Todo lo que necesitas saber sobre la economía en Dominica: Desarrollo, retos y oportunidades

En ese contexto de ayudas, De la Rocha afirmó que la «voluntad» del Gobierno es «acelerar» la aprobación de la Ley Concursal, que se está tramitando en el Parlamento, dado que el 30 de junio finaliza la moratoria concursal aprobada por el Ejecutivo. Confió en que «llegue a tiempo» y la nueva ley pueda aplicarse el 1 de julio.

Destacó que contiene un «nuevo enfoque» con el que «dar una segunda oportunidad con mecanismos más ágiles» y específicos para las pymes, «más rápidos y menos onerosos para equipararnos a los países de nuestro entorno».

En la mesa también intervino el socio responsable de Reestructuraciones de PwC, Enrique Bujidos, quien añadió que no esperan «avalancha» de concursos el 1 de julio e instó a acelerar la tramitación de la ley para que se gestionen «de una manera más ágil».

EJECUCIÓN DEL PLAN DE RECUPERACIÓN

En esta jornada también participó el secretario general del Tesoro y Financiación Internacional, Carlos Cuerpo. En su discurso dio algunos datos de ejecución de los fondos del Plan de Recuperación, como que entre enero y mayo se han comprometido 7.818 millones, casi el 30% de lo presupuestado para este año. En total, se han autorizado más de 30.000 millones de euros en inversiones «en solo 10 meses» de ejecución del plan.

Cuerpo también apuntó que se han resuelto convocatorias por importe de 17.000 millones incidiendo en que van a «proyectos concretos» de 12.000 empresas. Para las comunidades autónomas, en este año ya se han asignado unos 2.800 millones.

Insistió en que el Gobierno solicitará la adenda al Plan de Recuperación para optar a la parte de préstamos dispuestos por Bruselas para España para tener créditos disponibles «en los próximos meses».

Quizás también te interese:  Los depósitos bancarios de las empresas subieron un 3,5% en septiembre y los de las familias se mantuvieron

Por otra parte, el responsable del Tesoro destacó que la vida media de la cartera de deuda era superior a los ocho años en 2021, que anualmente «solo en torno al 12% de nuestra deuda debe ser refinanciada» y que el coste medio de la deuda se sitúa en el entorno del 1,6% en lo que va de este año «con casi el 50% de nuestro programa ejecutado».

El coste de los intereses de la deuda sobre el PIB supuso el 5% de los ingresos totales de las Administraciones públicas en 2021, mientras que en 2013 fue del 9,2%, según expuso. Cifró en unos 26.000 millones el coste a pagar por la deuda el año pasado, 10.000 millones menos que en 2013.

«Nuestra estructura económica hoy en día está más equilibrada» con una mayor participación del sector exterior y una «intensa» creación de empleo, «clara diferencia con respecto a cómo enfrentábamos crisis anteriores», enfatizó el secretario general del Tesoro.