Patek Philippe es una marca de relojes que no necesita presentación. Esta casa relojera tiene una larga trayectoria, son más de 180 años fabricando piezas con un atractivo atemporal, además de una larga durabilidad. Ambos factores dan lugar al curioso eslogan de la empresa: “Nunca un Patek Philippe es del todo suyo. Suyo es el placer de cuidarlo hasta la siguiente generación”.

Los relojes Patek Philippe son ansiados y valorados no solo por los amantes de la alta relojería, sino también por los coleccionistas y subastadores. Y es que las piezas fabricadas por esta casa relojera tienen un alto valor en las ventas y subastas, reflejando la calidad y alta clase de estos productos. De hecho, 9 de los 10 relojes más caros vendidos en subastas son de la marca Patek Philippe.

Hoy en día, los relojes Patek Philippe son parte del catálogo de toda relojería de lujo que se precie. Esta marca es muy solicitada por los amantes de los relojes, de la elegancia y de la calidad en general, razón por la cual es considerada como la casa relojera con mayor prestigio en el mundo. Es la única en la actualidad que sigue siendo manejada por una familia, lo cual es un respiro de aire fresco en una industria dominada por el consumo masivo y la comercialización.

Una larga trayectoria y legado

La historia de esta casa relojera comienza en el año 1843. Dos amigos, Antoine Norbert de Patek y François Czapek establecen una fábrica de relojes llamada “Patek, Czapek & Cie”. Sin embargo, seis años después la empresa es liquidada debido a desacuerdos entre los dos empresarios. Patek continúa buscando otro compañero para seguir con la empresa, hasta que da con Jean Adrien Philippe.

Quizás también te interese:  Descubre las Aplicaciones Prácticas de la Tecnología de Reconocimiento de Emociones en Startups: Una Guía Completa

Philippe creó un reloj de bolsillo al que se le podía dar cuerda sin necesidad de usar llave. Patek admiró la creatividad e ingenio de Phillipe y se unió con él, creando la empresa Patek & Cie, en Ginebra. Un tiempo después, el nombre de la empresa fue cambiado al que conocemos hoy en día: Patek, Philippe & Cie. Un evento particular y muy importante para la empresa en ese año, en 1851, fue cuando la reina Victoria del Reino Unido compró un reloj de la marca.

La empresa continuó obteniendo un gran prestigio durante las siguientes décadas, convirtiéndose en el gigante de la relojería que es hoy en día. Sin embargo, en la década de 1930 sufre problemas financieros debido a la Gran Depresión de Wall Street. Fue en este momento que la empresa Cadrans Sterns Freres, proveedores de Patek Philippe, compra la compañía relojera.

En 1934 Charles Stern, el presidente de Cadran Sterns Freres, compra Patek Philippe. Hoy en día son sus descendientes los que siguen manejando la marca, innovando en el mercado de la relojería sin dejar a un lado la tradición. Hoy en día Thierry Stern es el presidente de la casa relojera, y representa la cuarta generación de la familia.

Los modelos más emblemáticos

La refinada estética y el delicado trabajo mecánico son los factores clave que han llevado a Patek Philippe a todo lo alto del mercado relojero. Colecciones como la Nautilus han cautivado a los amantes de los buenos relojes. 

Los relojes pertenecientes a la colección Nautilus poseen contornos suaves y un bisel octogonal, recordando sutilmente a la escotilla de un barco. Este reloj, hoy en día, es emblemático no solo de la marca, sino de la alta relojería en general.

Quizás también te interese:  El Banco de España incide en la necesidad de colaborar para una mejor educación financiera

Otra línea de relojes Patek Philippe muy popular es la Calatrava, una obra maestra en cuanto a la sencillez se refiere. Brinda elegancia y alta clase con pocos elementos visuales: su forma circular es simple, pero aun así es uno de los más hermosos relojes de la casa relojera.

Las colecciones Gondolo, Golden Ellipse, Complicaciones o Grandes Complicaciones son otras líneas de relojes que los consumidores adoran. Descúbrelas, aprécialas y compra tu favorita ya.