-Dos televisiones de LG y Samsung de 43 pulgadas son, para la organización, los «más fiables» a la venta por menos de 500 euros

MADRID, 12 (SERVIMEDIA)

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) subrayó este jueves que es en estos meses cuando los principales fabricantes de televisores renuevan sus gamas, lo que impulsa a «muchos» establecimientos a deshacerse del stock de modelos del año anterior y a aplicar descuentos superiores al 30% en modelos con apenas 12 meses de antigüedad.

Así lo aseguró en un comunicado en el que aportó los principales resultados de su análisis comparativo de 20 modelos según el cual dos televisores de las marcas LG y Samsung de 43 pulgadas, el LG 43UP78006LB y el Samsung UE43AU7105, son los productos «más fiables» del mercado a la venta a un precio inferior a los 500 euros.

Tras advertir de que, según su investigación, «no es raro» encontrar «buenos modelos» de más de 40 pulgadas, resolución 4K ultra HD y Smart TV por menos de 400 euros que destacan por su «buena» relación calidad precio, resaltó que el LG 43UP78006LB, de 43 pulgadas y a la venta por un importe de entre 369 y 499 euros, tiene pantalla LCD, dos conexiones HDMI y un puerto USB.

La organización le otorgó una calificación global de 68 puntos y apuntó a su favor su «buena» calidad de sonido, su control por voz y que resulta «muy fácil de usar» gracias a sus menús intuitivos. En contra, criticó su ángulo de visión «estrecho», que los contenidos en baja resolución se ven «apagados» y la «poca uniformidad» de su pantalla.

Por lo que respecta al Samsung UE43AU7105, también de 43 pulgadas y a la venta a un precio de entre 369 y 469 euros, explicó que tiene pantalla LCD, tres conexiones HDMI y un USB.

Quizás también te interese:  La Xunta apoya el desarrollo de las empresas de economía social de Lugo con 188.000 euros

Su calificación global es de 66 puntos gracias a su «buena» calidad de imagen, un «amplio» ángulo de visión y un «excelente» contraste con ajustes «óptimos». Como aspectos negativos, la OCU hizo hincapié en su «uniformidad deficiente» de la pantalla y en la ausencia de control por voz que presenta el dispositivo.

ESCASAS DIFERENCIAS EN IMAGEN

El estudio de OCU revela que, «en general», hay «escasas» diferencias en la calidad de imagen entre los diferentes modelos analizados, salvo en ambientes luminosos y entre quienes busquen un «amplio» ángulo de visión, que, precisó, «siempre resultará mejor en las pantallas OLED que en las LCD, bastante más baratas».

No obstante, el aspecto en el que existen «mayores diferencias» es en el sonido, sobre todo por problemas con los bajos, que, según la asociación, «obligan a subir y bajar continuamente el volumen» durante el visionado de series y películas.

En estos casos la solución pasa, a su entender, por adquirir un televisor de alta gama o por comprar un «buen» sistema Home Cinema con varios altavoces y un subwoofer, aunque su precio no baja de 500 euros, o una barra de sonido con un altavoz en barra y un subwoofer, disponibles por «poco» más de 300 euros.

Para los usuarios que buscan un televisor de 50 pulgadas, la OCU advirtió de que su precio medio ha bajado por primera vez de los 400 euros y que pueden encontrarse «buenos» modelos por menos de 600 euros. Con todo, indicó que la resolución 8K se reserva de momento para pantallas de más de 65 pulgadas y televisores más caros, con precios a partir de 1.000 euros.

Quizás también te interese:  El Gobierno trabaja en un foro de empresas que interactúen con 'startups' rurales