– Sostiene que «no es verdad que la economía española esté como una moto»

MADRID, 08 (SERVIMEDIA)

El líder del Partido Popular, Alberto Núñez Feijóo, prometió este jueves que si logra ser el próximo presidente del Gobierno abordará «con reformas, con realismo y con colaboración» la situación de «estancamiento económico» que sostuvo que experimenta el país en este momento a pesar del «triunfalismo injustificado» del Ejecutivo del PSOE y Unidas Podemos.

Al intervenir en South Summit 2023, Feijóo avisó de que «la historia clínica de nuestro país en este momento no es buena». «No es verdad que la economía española esté como una moto» y «el que diga esto es que ha desconectado de la realidad o el que diga que los alimentos están empezando a bajar es que hace mucho tiempo que no ha hecho la compra», remarcó.

En su caso, prometió «reformas, realismo y colaboración» para encarar la situación de la economía española, que «está estancada». «Yo soy un aspirante a cambiar mi país», subrayó Feijóo, y aseguró que quiere tener como «aliados» a quienes «se dedican a cambiar las cosas arriesgando» a la hora de emprender.

«Me gusta la gestión, me gusta el rigor, la cooperación, la unión y el compromiso», trasladó, y con la vista puesta en el año 2030 avisó de que primero hay que hacer «un buen diagnóstico de cómo estamos». «La historia clínica de nuestro país en este momento no es buena. Estamos en un momento de estancamiento económico», subrayó.

Se refirió a que, «incluso, los más pesimistas creen que estamos en un momento de declive económico porque aún no hemos recuperado el PIB del año 2019, porque de cada cuatro europeos que no tienen empleo uno es español, tenemos el mayor paro femenino y juvenil, hemos perdido poder adquisitivo, la renta familiar disponible ha bajado, no somos capaces de equilibrar los ingresos y los gastos y tenemos un 4,8% de déficit».

Quizás también te interese:  Mapfre pide "estabilidad" para la economía española tras los resultados electorales

Por tanto, Feijóo afirmó que la situación es «muy complicada». En este contexto, defendió que «solo hay una posibilidad» y pasa por crecer. «Que la economía crezca pero que sea un crecimiento sano, que no crezca la economía como consecuencia de un incremento del gasto público exorbitado financiado con deuda, apostilló.

«Y, segundo, que no crezca el empleo básicamente por el incremento del empleo público», prosiguió. «Si cogen la EPA de los últimos años verán que el incremento del empelo público es de más de 400.000 y es evidente que necesitamos empleo público, sobre todo en sanidad, y en servicios sociales y en otros servicios públicos como defensa, interior, etc., pero cuidado con esto porque la economía tiene que funcionar de una forma correcta», indicó.

En esta situación, prometió orientarse en las reformas para el crecimiento de la economía, y también aludió a reformas en educación para que esté orientada «a la excelencia y a la equidad», así como para «volver otra vez a distinguir entre aprobar y suspender» como algo «determinante». Habló, asimismo, de reformas para controlar las cuentas del país y no seguir con «este desequilibrio entre ingresos y gastos y con esta deuda pública exorbitada».

Si logra hacerse con el poder tras los comicios generales, prometió «una Administración ágil, una educación con muy poca ideología y con mucha calidad», así como «una mejor orientación del gasto público» e «incentivos fiscales para aquellos que arriesgan de verdad» y «un sistema tributario orientado al empleo y a la captación de inversión».

Su objetivo, especificó, sería llegar al año 2030 «volviendo a ser una de las 10 primeras economías del mundo» y con acercándose a «un paro técnicamente cero» en una España «líder en energía y en tecnología». «Vamos a generar certezas», acreditar «seguridad jurídica y orientarnos a crear y a crecer y a creer», resumió.

Quizás también te interese:  Asesorías en Siero: Encuentra el Mejor Servicio para tus Necesidades Financieras

Feijóo se refirió a que el actual no es el mejor político de España y «todos somos corresponsables, cada uno desde su cuota de responsabilidad y de poder en el sentido clásico del término». Ante quienes le acusan de no colaborar con el Gobierno, explicó que en su año y un mes de presidente del PP «se han aprobado en Cortes 80 iniciativas legislativas», de las cuales su partido «ha votado a favor de 43, más de la mitad, y se ha abstenido en 16».

«Este es el balance», señaló, y reconoció que la ley de ‘startups’ «salió por consenso». «Qué bueno es poder sacar leyes por consenso que no vamos a modificar, que vamos a desarrollar», indicó, y entre otras cuestiones habló de «agilizar el desarrollo normativo de la ley para agilizar la creación de ‘startups’, buscar marcos fiscales en los que el riesgo tenga un impacto en la rebaja o en la ausencia de impuestos» o de «crear un fondo de empresas emergentes».