-El organismo de la CEOE indica que su «única línea roja» en la negociación salarial es la indexación al IPC

MADRID, 24 (SERVIMEDIA)

El Instituto de Estudios Económicos (IEE), ‘think tank’ de la CEOE, criticó este lunes que los Presupuestos Generales del Estado del año 2023 «no son los que necesita la economía española» por ser unas cuentas «expansivas de carácter inflacionista» y por aumentar la presión fiscal a las empresas.

Así lo señalaron el presidente del IEE, Íñigo Fernández de Mesa, y su director general, Gregorio Izquierdo, en la presentación del informe ‘Los Presupuestos Generales del Estado para 2023’ en la que destacaron el escenario de «mucha incertidumbre» por el cambio de ciclo en la política monetaria, las tensiones geopolíticas o los precios del gas que supone que existan «notables riesgos a la baja» para la economía española.

A todo ello se le suma que España padece de «graves desequilibrios» como la tasa de deuda pública del 115% y un déficit proyectado por el Gobierno para 2023 del 3,9%, que el IEE tacha de «muy optimista» dado que el Fondo Monetario Internacional (FMI) prevé déficits por encima del 4% hasta el 2027.

Asimismo, los expertos también criticaron que las cifras de ingresos y gastos de las cuentas públicas «no son creíbles» ya que los ingresos están besados en supuestos de crecimiento «poco realistas» y los gastos estén seguramente «infravalorados». Así, cuestionados por el aumento de ingresos en este 2022, indicaron que han producido por el aumento de la inflación y aseveraron que el año que viene, con las malas señales económicas, serán «netamente inferiores».

Quizás también te interese:  El Gobierno impulsa un mecanismo para que comunidades y ayuntamientos puedan ayudar a empresas afectadas por la guerra en Ucrania

Además, apuntaron que el impacto de los fondos Next Generation será «mucho menor» de lo que el Gobierno prevé y que, según las cifras que manejan, ha llegado menos de un 10% del importe total a las empresas.

El IEE subrayó que existe «una falta de estrategia de consolidación de las cuentas públicas a medio y largo plazo» y que esta estrategia no se debería hacer a través del aumento de la presión fiscal, que, denunciaron, se situaría en el 42,3%, algo que, reconocieron, está «más cerca» de la media de la UE, y en el 11% en el caso de la presión fiscal empresarial. Asimismo, apuntaron que el porcentaje de contribución empresarial al total de ingresos se situará en un 34%, según las previsiones para 2023, cifra «muy superior a la media de la Unión Europea, que está alrededor del 24%».

Además, señalaron que, de las medidas fiscales anunciadas para 2023, recae sobre las empresas tres cuartas partes del total, 4.235 millones de euros. Entre estas medidas destacaron los nuevos impuestos a la banca y las empresas energéticas y el de solidaridad, a los que se suma el impuesto al plástico que entrará en vigor con el nuevo año.

Sobre el impuesto a la banca y energéticos, destacaron que va a suponer una contracción del PIB español a medio plazo de 5.000 millones de euros y la pérdida de unos 70.000 empleos, de los cuales una «cuarta parte», en torno a 18.000, se producirán en el primer año. Para Fernández de Mesa, estos impuestos son «inconstitucionales» y tienen «efectos distorsionadores muy graves».

Para el think tank, el ajuste de las cuentas públicas se debería llevar a cabo a través de una mediante una mayor eficiencia en el gasto público, pues en los 50.000 millones que ha aumentado para el 2023 «una gran parte» es «improductivo y «ser susceptible de ser reducido». La estimación del IEE es que existe un gasto de 80.000 millones de euros que podría ser eliminado.

Quizás también te interese:  España presenta a Calviño como candidata a presidir el Banco Europeo de Inversiones

NEGOCIACIÓN SALARIAL

Los economistas subrayaron que en la negociación salarial de la CEOE con los sindicatos, su única «línea roja» es la indexación de los salarios a la inflación ya que se trataría de un «error» porque las compañías de algunos sectores no podrían «aguantar» la indexación. «Desde el punto de vista empresarial no se pueden producir aumentos salariales independientemente del sector», señaló Fernández de Mesa, quien defendió que en algunos sectores el aumento de salarios «tiene que ser menor».

Asimismo, criticó que la subida de los salarios a los funcionarios es una medida parecida a la que inicialmente propuso la CEOE en el sector privado, que fue rechazada por los sindicatos y «mal vista» por el Gobierno.

Preguntado por la necesidad de llegar a acuerdos, el presidente del IEE indicó que han tenido «lealtad» con el Gobierno llegando acuerdos cuando creían que eran «beneficiosos». Por el contrario, apuntó que, «cuando creemos que las medidas no benefician a los intereses generales, lo decimos».