MADRID, 21 (SERVIMEDIA)

El presidente del Consejo de Supervisión del Banco Central Europeo (BCE), Andrea Enria, afirmó este martes que retringir los dividendos que reparte la banca «no es algo que estemos considerando» tras la compra de Credit Suisse por parte de UBS, ante el deterioro en sus cuentas, y las quiebras bancarias en Estados Unidos.

Así lo señaló Enria durante su comparecencia en la comisión de Asuntos Económicos y Monetarios del Parlamento Europeo.

«Ya hemos revisado los planes de distribución de nuestros bancos, nos han presentado sus proyecciones, sus escenarios y nada de eso afecta a nuestros planes de capital», dijo Enria. Indicó que la distribución de dividendos supone una ratio agregada de «más del 50%, de modo que se encuentra en una situación normal».

En este sentido, juzgó que en el BCE no ven «ninguna necesidad» para cambiar de opinión pese a que durante la pandemia recomendaron su restricción. «Estábamos en un momento totalmente diferente, con una incertidumbre absoluta, la economía estaba parada» y el marco era «totalmente diferente», explicó Enria. Ahora, tras el rescate a Credit Suisse y los problemas en algunos bancos americanos, consideró que el marco es «totalmente diferente» y que restringir el reparto de dividendos es una opción que no está «ni en consideración».

Por otra parte, Enria instó a ser «más responsables y más transparentes» y reafirmó que tiene «fe en que el marco institucional que establecimos como respuesta a la crisis funciona». Puso en valor el trabajo hecho «para reforzar» ese marco y permitir a las autoridades gestionar las crisis «de una forma adecuada».

Subrayó la idea de que los bancos europeos tienen una situación «muy estable» y «hay una gran confianza de los depositantes» en ellos, lo que juzgó «justificado» por la estructura de los pasivos de estos bancos.

Quizás también te interese:  Economía de la Energía Nuclear: Desarrollos Tecnológicos y Consideraciones Ambientales

Recomendó como la mejor reacción «impedir que esto comience» y «garantizar que estos riesgos de liquidez y tipos de interés se gestionan eficazmente en los bancos». Admitió que, con la subida de los tipos de interés, el dinero se encarece y «esta fuente de financiación se está secando» para la banca, lo que constituye un «desafío».

Sobre Credit Suisse, después de haber sido adquirido por UBS, Enria comentó que este banco, de carácter sistémico, ya había evidenciado «problemas» en el último trimestre de 2022 y que le parece «bien» la salida que se ha dado.

Por su parte, el presidente de la Autoridad Bancaria Europea (EBA), José Manuel Campa, reclamó «ambición política» para completar la unión bancaria y consideró que esta situación «difícil» logrará «ayudar a aumentar la resiliencia de los bancos».

Campa aseguró que no hay una «situación preocupante» ni un impacto directo «de momento» como consecuencia de los problemas bancarios.