MADRID, 17 (SERVIMEDIA)

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, consideró este lunes que es «factible» la previsión de ingresos públicos proyectados por el Gobierno para 2023, así como el cumplimiento del objetivo de déficit para ese año al ver probable que el de este año termine mejor de lo esperado.

Hernández de Cos compareció en la Comisión de Presupuestos del Congreso de los Diputados para valorar el proyecto de Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2023, dando inicio a la ronda de comparecencias de distintos cargos gubernamentales e institucionales por las cuentas públicas para el próximo año.

El gobernador del Banco de España explicó que la estimación de ingresos públicos en su conjunto, con una previsión de los tributarios ligeramente inferior a la considerada por el organismo y superior en el caso de las cotizaciones sociales, «parece factible, teniendo en cuenta la posible infraestimación de ingresos públicos que contempla el proyecto de PGE para el año 2022».

En la parte de los gastos, Hernández de Cos avisó de que en el caso de la Seguridad Social, existen «algunos riesgos al alza» por la revalorización estimada del 8,5% y por el aumento del número de pensiones.

Al respecto, el gobernador también incidió en que el impacto de los precios sobre el gasto en pensiones se materializará el próximo año e indicó que, por cada punto porcentual de revalorización, el gasto agregado aumentaría en unos 1.800 millones de euros. «El impacto de la inflación sobre el gasto público empezará a ser significativo a partir de 2023, cuando, además del encarecimiento de los consumos intermedios, se materialicen también, entre otros efectos, la revalorización de las pensiones con la inflación de 2022 y el aumento discrecional previsto de los sueldos públicos», afirmó.

Quizás también te interese:  El Desafío de la Economía de la Información: Gobernanza y Privacidad

Sobre el déficit público, Hernández de Cos también destacó que la previsión gubernamental de que se reduzca en 1,1 puntos sobre el PIB, hasta el 3,9% en 2023, también «parece factible» si se tiene en cuenta que «es probable que el déficit público acabe por debajo de la estimación oficial en 2022», en cerca de siete décimas si se toma como referencia el déficit público estimado en las últimas proyecciones del Banco de España.

Puntualizó que «este mejor registro en 2022 podría compensar las desviaciones que podrían producirse en el caso de que se materializara un menor crecimiento que el previsto».