MADRID, 27 (SERVIMEDIA)

Abanca logró en el primer trimestre de 2023 un beneficio atribuido de 105,2 millones de euros, cifra que supone un 29,6% más respecto al mismo periodo del año pasado, por la mejora de los ingresos.

Según trasladó el banco a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), el margen de intereses se situó en 252,3 millones, lo que supone un crecimiento del 47,4% respecto a hace un año. Los ingresos por prestación de servicios aumentaron un 9,8%, hasta los 76,4 millones.

El banco explicó que esta mejora está impulsada por los seguros y los medios de pago. Los servicios bancarios mejoraron su aportación en un 17,5%, mientras que los cobros y pagos lo hicieron en un 18%.

El margen bruto creció un 13,8%, pese a las mayores cargas regulatorias e impuestos, y los gastos de explotación crecieron por debajo de la inflación. Con ello, el margen de explotación recurrente -descontando los gastos al margen básico- se duplicó.

La rentabilidad ROTE se situó en el 10,4% al cierre de marzo y la ratio de capital CET 1 en el 16,2%, con un exceso de 1.359 millones sobre requisitos mínimos.

En cuanto a la actividad comercial, los préstamos y anticipos a los clientes se situaron en 44.333 millones de euros sin Targobank, que teniéndolo en cuenta, la cifra llegó a los 47.576 millones, un 4,1% más. El 80% del total de la cartera eran particulares y empresas.

Por su parte, los depósitos de clientes se situaron en 49.076 millones de euros solo en Abanca y ascendieron a 51.277 millones con Targobank, un 3,7% más. El 73% de la cuantía correspondieron a depósitos inferiores a 100.000 euros.

Quizás también te interese:  Abanca lanza una hipoteca para financiar viviendas eficientes que bonifica parte del tipo de interés durante el primer año

Los recursos fuera de balance se situaron en 13.014 millones, que con Targobank fueron 13.227 millones y crecieron un 6%.

La entidad incorporó en los primeros tres meses del año más de 29.000 nuevos clientes, un 32% más. De estos, el 60% fuera de la zona noroeste.

La tasa de morosidad se situó en el 2,2%, ligeramente por encima del 2,1% de marzo de 2022, con una cobertura del 81,6% de los dudosos. El importe de los saldos dudosos se redujo un 2,6% en términos interanuales. Los créditos con aval público registraron una morosidad del 3,1%.