Las barreras a los negocios disruptivos

Un londinense que quiera alquilar, por unos días, su casa en Camden Town, y de esa forma poder financiarse sus vacaciones en Europa, puede hacerlo sin ningún problema a través de Internet. Un mallorquín ahogado por su hipoteca, y que en verano quiera aprovechar la afluencia de turistas para alquilarla, se encontrará con muchos trámites y obligaciones legales.

Enlace a la fuente orginal del artículo: com.cincodias.feedsportal.com/c/33500/f/624599/s/371dd162/sc/36/l/0Lcincodias0N0Ccincodias0C20A140C0A20C140Cempresas0C13923958330I6649620Bhtml/story01.htm

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.