En la intimidad de los CEO

Los directivos que ya han dejado atrás sus momentos de esplendor son poco dados a reconocer errores, y cuando lo hacen suelen culpar de ellos a sus superiores. Si han crecido y salvado obstáculos hasta llegar a la primera línea ejecutiva, la cosa se complica, porque el siguiente peldaño -casi siempre infranqueable- es ya la propiedad de la empresa. Hay tres tipos de propietarios con los que directores generales y consejeros delegados deben convivir, y en cada uno de los casos las reglas de la buena convivencia son muy diferentes:

Enlace a la fuente orginal del artículo: http://com.cincodias.feedsportal.com/c/33500/f/624599/s/34f25ddc/sc/36/l/0Lcincodias0N0Ccincodias0C20A130C120C170Cempresas0C13872953880I118190A0Bhtml/story01.htm

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.