– Durante la inauguración del 33 Congreso Internacional del Ciriec, que se celebra desde hoy hasta el miércoles en la ciudad de Valencia

MADRID, 13 (SERVIMEDIA)

«Estamos en el momento adecuado para abordar los cambios económicos, sistémicos y de impacto que harán que la economía social se consolide», destacó este lunes el presidente de Cepes, Juan Antonio Pedreño, durante la inauguración del 33 Congreso Internacional del Ciriec, que se celebra desde hoy hasta el miércoles en la ciudad de Valencia.

Con estas palabras hizo referencia a la puesta en marcha de diversos instrumentos en los últimos meses, tanto a nivel estatal como internacional, que favorecen el impulso de la economía social, como la reciente presentación por parte del presidente del Gobierno del Perte de Economía Social y de los Cuidados o el Plan de Acción Europeo de Economía Social, con el que se pretende aumentar el peso de este modelo empresarial en el PIB europeo del 6,8% al 10% en los próximos 8 años.

También hizo alusión a la reciente adopción por parte de la OCDE y de la OIT de documentos importantes sobre economía social. «No hay duda de que este modelo es un agente empresarial de cambio para afrontar las transiciones justa e inclusiva», señaló Pedreño, y recordó la consideración de la economía social por parte de la Comisión Europea como uno de los 14 ecosistemas industriales para la recuperación económica y social.

«Este congreso se une a este marco ambicioso para la economía social. Además, España lidera el desarrollo de la economía social en Europa», continuó. Pedreño finalizó su intervención aludiendo a la necesidad de que la economía social participe en el diálogo social.

Quizás también te interese:  Economía de la Nanorobotica: Transformación en la Medicina y la Industria

Este congreso cuenta con más de 1.200 asistentes de 31 países, tal y como afirmó la presidenta de Ciriec España, Adoración Mozas, y reúne a investigadores, responsables de los Gobiernos y profesionales de la economía social y del sector público de diferentes partes del mundo en un gran foro de intercambio de información, reflexión y planteamiento de propuestas. La finalidad es fomentar la investigación colaborativa entre los investigadores, responsables de las administraciones públicas y profesionales de la economía social y la economía pública.

En el acto de inauguración intervinieron, además del presidente de Cepes; el director ejecutivo y comisario del Congreso, José Luis Monzón; el alcalde de Valencia, Joan Ribó; la presidenta de Ciriec España, Adoración Mozas; y el presidente de Concoval (Confederació de Cooperatives de la Comunitat Valenciana), Emilio Villaescusa. Asimismo, participaron el presidente de Ciriec-Internacional, Alain Arnaud; y el presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig.

Joan Ribó destacó que «este congreso se enmarca en un momento en el que las empresas de economía social están en auge, si bien tienen grandes retos ante las dificultades de Europa marcadas por la guerra de Ucrania y la pandemia» y subrayó la importancia de este congreso «para fijar retos y definir las estrategias a llevar a cabo».

REPRESENTATIVIDAD VALENCIANA

El 33 Congreso Internacional del Ciriec se celebra en la ciudad de Valencia por diversos motivos. Uno de ellos es que la sede de Ciriec España se encuentra en Valencia, «lo que hace que el conocimiento de la universidad esté estrechamente vinculado con las empresas de economía social», aseguró el presidente de Concoval, Emili Villaescusa.

Por otro lado, destacó el carácter de «tierra cooperativa» de comunidad, y señaló que «es una referencia en innovación y de colaboración público-privada». Asimismo, hizo hincapié en cómo estas cooperativas, que operan en varios sectores económicos, ofrecen solución al problema de la despoblación.

Quizás también te interese:  Una economía muchas recetas La globalización las instituciones y el crecimiento económico

Por su parte, Puig aludió a la importancia de la cohesión social y el empleo. «Sin cohesión social no puede funcionar bien la economía. Igualar las oportunidades es una exigencia social», apuntó, e incidió en la importancia del empleo decente como pieza fundamental de las economías.

El cooperativismo valenciano representa el 7,1% del PIB de la región y 80.000 empleos.