– El 7% de los estudiantes españoles alcanza altas competencias, frente al 11% del conjunto de la Unión Europea y de la OCDE

MADRID, 26 (SERVIMEDIA)

Realizar prácticas profesionales tiene un impacto directo a la hora de encontrar el primer empleo, una menor propensión a estar desempleado, un salario un 6% más elevado y una tendencia mayor al empleo a tiempo completo.

Así lo explica Antonio Cabrales, economista de la Universidad Carlos III de Madrid, en el informe ‘Indicadores comentados sobre el estado del sistema educativo español 2022’, que acaban de publicar las fundaciones Sociedad y Educación y Ramón Areces.

Este experto en educación ha estudiado los efectos que tienen las prácticas profesionales de los universitarios sobre su empleabilidad y también su impacto en el aprendizaje. Concluye que «el aumento en salarios debido a las prácticas es del orden de un 6% y que este aumento es del mismo orden de magnitud que se suele estimar para un año adicional de educación en diferentes contextos, es decir, bastante notable».

En cuanto a los empleadores, María Luisa Blázquez, de IESE, aporta evidencias sobre las competencias profesionales que garantizarán una mejor empleabilidad de los jóvenes. Destaca en su comentario de este informe que las empresas encuentran dificultades a la hora de encontrar en los jóvenes graduados determinadas capacidades -consideradas habilidades blandas o ‘soft skills’- como el liderazgo (en opinión del 90% de las empresas), la negociación (89%), o la innovación y creatividad (86%).

Entre otros indicadores comentados en este trabajo, se recogen datos sobre el objetivo de participación de la población adulta en actividades de aprendizaje permanente, situado en el 47%. En la actualidad, en España, tan solo el 11% de la población adulta participa en actividades de este tipo de formación continua.

Quizás también te interese:  Ener2Crowd ofrece hasta un 9% de interés con inversiones éticas

Por primera vez en este informe, los distintos expertos abordan el problema de los alumnos de alto rendimiento en el sistema educativo español. Jesús Carro, de la Universidad Carlos III de Madrid, analiza que el porcentaje de alumnos del conjunto de la Unión Europea y de la OCDE que alcanzan al menos el nivel 5 es del 11%. Sin embargo, en España solo lo alcanzan el 7% de los estudiantes, lo que nos coloca en la posición 32ª de esta clasificación. El autor concluye que «no somos capaces de promover y llevar a los alumnos al máximo potencial que podrían alcanzar».

NIVEL MÍNIMO

En otro de los comentarios de este informe, se recuerdan los resultados obtenidos por nuestros alumnos en competencia financiera en PISA, que han sido ligeramente por debajo de la media OCDE tanto en 2012, como en 2015 y en 2018. María Jesús Mancebón, de la Universidad de Zaragoza, señala al respecto que «el porcentaje de adolescentes españoles que no llega el nivel mínimo de competencias (15%), aun estando en la media de la OCDE, es muy superior al que corresponde a la mayoría de los países participantes en la evaluación. Más llamativo es el resultado relativo al nivel más alto de rendimiento, que sólo alcanzado por el 6% de los estudiantes españoles (10% en los países de la OCDE)».

En esta edición del informe ‘Indicadores comentados sobre el estado del sistema educativo español 2022’ se recuerda que Europa se ha fijado el objetivo de reducir el abandono escolar para el año 2030 al 9%. Tras la fuerte caída del abandono en España en el año 2021, la cifra se sitúa en el 13,3%, aún por encima de dicho objetivo y solo por debajo de Rumanía (15,3%). A este respecto, Ángel Soler, economista de la Universidad de València y del Ivie, evidencia que, en 2021, la probabilidad de abandonar los estudios de los hombres es un 5,2% superior a la de las mujeres.

Quizás también te interese:  Economía de la Realidad Virtual en la Terapia: Aplicaciones y Efectividad