MADRID, 16 (SERVIMEDIA)

La presidenta del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde, defendió este jueves que la banca tiene una posición «mucho más fuerte» que en 2008, cuando estalló la anterior crisis financiera, y que en el organismo «no dudamos de nuestro compromiso» de bajar la inflación.

Así lo señaló la presidenta del BCE en la rueda de prensa habitual tras la reunión del Consejo de Gobierno de este jueves en la que decidió elevar los tipos de interés en 50 puntos básicos.

Ante las preguntas de los periodistas sobre la posibilidad de ralentizar la senda de subidas de tipos ante las turbulencias en los mercados por los problemas con algunos bancos americanos y en esta misma semana con el suizo Credit Suisse, Lagarde respondió señalando que ella estaba en el organismo cuando estalló la crisis de 2008, que conoce lo sucedido, y resaltó que se reforzó el marco de regulación, exigiendo más capital a las entidades.

«Creo que el sector bancario ahora mismo está en una posición mucho más fuerte que en 2008» y «si fuera necesario sí que tenemos las herramientas» para afrontar posibles problemas de estabilidad financiera, afirmó. Lagarde descartó que sea una crisis de liquidez.

En esta línea, el vicepresidente del BCE Luis de Guindos añadió que los bancos europeos hoy son «resilientes», tienen «elevados» ratios de capital, colchones de liquidez de «alta calidad» y una exposición «limitada» a los bancos afectados en Estados Unidos. Asimismo, comentó que la situación de Credit Suisse es «limitada» para la banca europea.

Defendió que la decisión de subida de los tipos de hoy es «coherente» y «necesaria» y que ya se está empezando a ver una transmisión de la política monetaria a la economía real.

Quizás también te interese:  El Impacto Económico del Cambio Climático: Desafíos y Soluciones

De cara a futuro, señaló que, si el escenario empeora, «tendríamos más terreno que cubrir». Rechazó que haya que elegir entre la estabilidad de precios y estabilidad financiera y reforzó que el objetivo del BCE es bajar la inflación hacia su objetivo. De hecho, Lagarde enfatizó que mientras la inflación subyacente suba, no va a «parar» las medidas del organismo contra la inflación.

Sobre el instrumento TPI diseñado para atender problemas derivados de deuda soberana, Lagarde comentó que todavía no han tenido que decidir si las tensiones financieras estarían en ese marco, aunque «podría ser así».