MADRID, 08 (SERVIMEDIA)

La plataforma Denaria, que defiende la posibilidad de poder pagar en efectivo, ha denunciado que España ha perdido más de 1.200 cajeros en los nueve primeros meses de 2022, una circunstancia que perjudica especialmente a las personas con discapacidad, a los mayores y a quienes residen en zonas rurales.

Así lo trasladó a Servimedia el presidente de esta organización, Javier Rupérez, quien señaló que, pese a que los cajeros se están reduciendo «de una forma brutal en España», la retirada de efectivo sigue creciendo «con fuerza» tras la abrupta caída que se registró en 2020 por el estallido de la pandemia de covid-19 y las limitaciones en la movilidad.

En concreto, según datos del Banco de España difundidos por Denaria, la retirada de fondos de los cajeros automáticos de las entidades financieras registró un crecimiento del 5% en importes, hasta situarse en el nivel de los 30.668 millones de euros.

De su lado, el número de operaciones de extracción de dinero en cajeros creció un 1,35%, hasta 173,5 millones de operaciones. En estas no están incluidas las retiradas en ventanilla, que cada vez son menos accesibles, ante el cierre de oficinas y el límite de horarios de las entidades, según esta plataforma.

En el mismo periodo, las compras con tarjeta han desacelerado su crecimiento en casi diez puntos, con un avance del 15,35% frente al 25,05% del segundo trimestre. El número de operaciones de compra con tarjeta se situó en los 1.937 millones, con un total de gasto de 62.199 millones de euros.

Pese a estas cifras, Rupérez lamentó que desde 2007 se han perdido en España más de 15.000 cajeros. «Esto afecta, sobre todo, a mayores de 65 años, a personas con discapacidad que tienen dificultades para usar fórmulas de pago digital y a quienes viven en zonas más aisladas», enfatizó.

Quizás también te interese:  Economía de la Moda Inclusiva: Diseño para Todos

POSIBILIDAD DE ELEGIR

Más allá de estas dificultades, el presidente de Denaria considera que garantizar y facilitar el pago en efectivo es una cuestión «de libertades, de asegurar al ciudadano la posibilidad de elegir», algo que, además, es «un mandato legal».

En este sentido, subrayó que en su organización se ha realizado un estudio con el que se ha puesto de relieve que nueve de cada diez españoles apuestan por que se garantice y facilite el pago en efectivo y tres de cada cuatro dicen que «es importante» esta fórmula de pago en su vida.

La principal razón que citan los encuestados por Denaria (70%) es tener la opción de la privacidad al pagar. Le sigue de cerca que pagando en efectivo se controla mejor el gasto, así como que en determinadas circunstancias hay más seguridad para evitar estafas.