MADRID, 23 (SERVIMEDIA)

La Organización Mundial de la Salud (OMS) lanzó este martes su primer informe para poner la economía mundial al servicio de la salud con el objetivo de lograr el «acceso universal» a los servicios de salud de toda la población, como «parte esencial de los derechos humanos».

El informe ‘Salud para todos: transformar las economías para lograr lo que importa’ se presentó durante la 76 ª Asamblea Mundial de la Salud. Hace dos años, el doctor Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la OMS, pidió a un equipo de mujeres economistas y expertas mundiales en Salud Pública «que crearan un cambio de paradigma».

«Ahora, en lugar de que la salud para todos sea vista como servidora del crecimiento económico, tenemos una hoja de ruta para estructurar la actividad económica de una manera que todas las personas tengan acceso a los servicios esenciales de salud más rápido y con mejores resultados», añadió.

Según el máximo responsable de la OMS, lo importante es «identificar el acceso a la salud como un derecho humano fundamental» ya que muchos países «incluso lo han incluido en su constitución, por lo que el compromiso político es realmente clave».

CAMBIAR EL ENFOQUE

Se trata de cambiar el enfoque para que el gasto sea considerado como «una inversión». Así lo señaló la presidenta del Consejo de la OMS sobre la Economía de la Salud para Todos, la profesora Mariana Mazzucato, que ha dirigido esta iniciativa.

Para ello, desde la OMS han examinado los cambios que deben realizarse en cuanto a estructura de patentes, asociaciones público-privadas y presupuestos, para lograr una economía que acerque la salud a todos los ciudadanos.

Quizás también te interese:  El Papel de la Economía de la Información en la Educación a Distancia

«En nuestro informe final, pedimos una nueva política económica que no trate de arreglar el mercado, sino de dar forma colaborativa a los mercados que prioricen la salud humana y planetaria», recalcó la profesora Mazzucato.

Una de las propuestas es mantener reuniones anuales de la OMS con los diferentes ministerios de Sanidad para «empoderarlos» y compartir la estrategia de salud de cada país «para conseguir que todos sus ciudadanos puedan beneficiarse de los servicios sanitarios» de una manera efectiva.