En pleno siglo XXI las empresas tienen claro que organizar un evento es apostar, directamente, por la tecnología. Con un público ávido de material audiovisual que guíe su paso por ferias, exposiciones e incluso por eventos deportivos o musicales, es necesario poner en relieve el papel que cumplen los nuevos avances para ofrecer una experiencia en sí misma.

3 tipos de eventos en los que gana protagonismo lo audiovisual

No hay organizador que deseche el uso de servicios audiovisuales para eventos sabiendo que será parte protagonista del todo que se va a celebrar allí. Y para demostrarlo, basta ponerlo en relieve en cada posibilidad.

Eventos deportivos

Llegar a un estadio y disfrutar de un partido de fútbol es siempre un planazo para quienes disfrutan de este deporte. De hecho, es un sueño que, al menos, debería realizarse una vez en la vida. Disfrutar de los 90 minutos de juego con el equipo delante es una experiencia mágica y se consigue aún seguir mejor si se dispone, como en la mayoría de estadios, de grandes pantallas led que acompañan al espectador en cada jugada, incluso repitiéndolas cuando hace falta.

Pero esto se puede llevar a otros deportes. Baloncesto, un circuito en el que seguir el recorrido de los pilotos por la pista, una exhibición de gimnasia rítmica…o incluso un campeonato de ajedrez… Se trata de que cualquier persona pueda disfrutar a lo grande de cada detalle, independientemente de dónde esté sentado.

Quizás también te interese:  Juan Carlos Díaz, la nueva incorporación de Idento

Un buen ejemplo de esto es la Super Bowl. Pocos se imaginan el espectáculo sin mirar a la pantalla.

Eventos culturales

¿Quién se imagina un concierto sin efectos audiovisuales en el escenario que acompañen al grupo o cantante y que, además, permitan ver de cerca sus gestos y movimiento de labios a quienes están en las gradas más lejanas? Sin duda, es uno de los lugares en los que es más obvio la necesidad de un buen sistema de pantallas y de efectos para que sea el colofón al propio espectáculo.

Pero no solo eso. Actualmente hay una tendencia en las exposiciones de arte que conjuga no solo la cultura sino las posibilidades de la tecnología, haciendo de las experiencias inmersivas una nueva realidad y una nueva forma de acercarse a las obras de arte. Van Gogh, Klimt o incluso Sorolla han llenado salas en las que el público podría transitar por sus cuadros, disfrutando de detalles únicos, jugando con luces y sobras y todo gracias a la innovación audiovisual.

Eventos corporativos

Hoy en día es habitual que grandes empresas aprovechen su potencial para dar charlas inspiracionales, para hacer las presentaciones de nuevos productos o incluso para plantear un encuentro con sus stakeholders. En este tipo de citas es imprescindible que la imagen y el sonido funcione a la perfección, proyectando sobre pantallas y sobre otras superficies muchos datos.

Es clave entonces un buen diseño del interior y de la parafernalia que acompañará los audiovisuales y de ahí que sea clave también contar con profesionales a cargo de esta parte más técnica.