MADRID, 27 (SERVIMEDIA)

El consejero delegado del Banco Sabadell, César González-Bueno, apuntó este jueves que «algo haremos» en provisiones para el cuarto trimestre de este año ante un previsible «ligero empeoramiento» de la situación económica y descartó, de momento, una recesión en España en este año y en el próximo.

Durante la rueda de prensa para explicar los resultados obtenidos por el banco entre enero y septiembre de 709 millones, un 91,9% más que hace un año, el número dos del Sabadell y el director financiero, Leopoldo Alvear, apuntaron a hacer alguna provisión al final del año por la situación económica.

No obstante, resaltaron que la economía marcha positivamente y la previsión es que el PIB español crezca un 1%.

González-Bueno incidió en que «de momento, no vemos signos de debilidad» económica y la caída de la actividad prevista a la vuelta del verano «no se ha producido en septiembre» y «no se está produciendo en octubre».

En cuanto a la morosidad, señaló que no se ven signos de que vaya a repuntar y tampoco detectan un deterioro en la cartera de hipotecas, más que una afectación a «parte pequeña». «La presión de inflación puede que previsiblemente tenga algo de impacto a futuro pero de momento no estamos viendo nada, ni dentro de España ni fuera de España», resaltó.

El director financiero añadió que los modelos sobre propensión al riesgo se basan en la evolución del PIB, el paro y el precio en el inmobiliario y la previsión de las tres para el año que viene «no es mala». Citó que la inflación y los tipos son variables que afectan y la inflación menoscaba la capacidad de pago.

Quizás también te interese:  Impacto económico de la inteligencia artificial en la atención médica: Análisis y Perspectivas

Desde el banco pronosticaron que el beneficio del cuarto trimestre será superior al del tercero pero no en la misma magnitud, dado que el registrado hasta septiembre casi se duplicó en comparación con el año pasado.

Alvear indicó que se espera que el año termine con un crecimiento del margen de intereses cercano al 10%, tras aumentar un 6,5% hasta septiembre.

En cuanto a la negociación de la banca con los sindicatos para incorporar mejoras salariales que mitiguen el impacto de la inflación, González-Bueno se alineó con la «moderación, sobre todo teniendo en cuenta la historia del banco y las necesidades de ser competitivo».