MADRID, 10 (SERVIMEDIA)

El patrullero de altura ‘Atalaya’ se hizo a la mar desde su base, en el Arsenal de Ferrol, para comenzar una operación de vigilancia y seguridad marítima en zonas de interés, integrado en el Mando Operativo Marítimo (MOM) bajo control operativo del Mando de Operaciones (MOPS), y dentro de las operaciones permanentes de las Fuerzas Armadas.

Según informó el Cuartel General de la Flota, el Atalaya operará en coordinación con el Centro de Operaciones y Vigilancia Marítima (Covam), situado en Cartagena. Además, actuará en apoyo asociado a la operación ‘Sea Guardian’ de la OTAN, en las aguas internacionales del Mar Mediterráneo y aproximaciones del Estrecho de Gibraltar, para contribuir en el control y protección de las líneas marítimas de comunicación más importantes de la zona y evitar tráficos y actividades ilícitas.

PATRULLERO ‘ATALAYA’

El ‘Atalaya’ tiene entre sus cometidos la presencia naval y la vigilancia y control de los espacios marítimos de soberanía e interés nacional, comprobando que se cumple la normativa internacional, en especial la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar. Asimismo, lleva a cabo labores de protección del patrimonio arqueológico sumergido y de la comunidad pesquera en aguas españolas.

Al mando del capitán de corbeta Ramón Leste León, el ¡Atalaya es el cuarto buque de la clase ‘Serviola’, y en sus treinta años de servicio ha tomado parte en el llamado ‘conflicto del fletán’, así como en operaciones como la ‘Africa Partner Ship’, ‘Noble Centinela’, ‘Indalo’ y múltiples misiones de control del tráfico marítimo.

Diariamente, hay unos 3.000 efectivos de las Fuerzas Armadas involucrados en las operaciones permanentes, bajo control operativo del Mando de Operaciones.

Quizás también te interese:  Los mejores consejos para impulsar tu negocio en Moncada: estrategias probadas para el éxito empresarial local