A lo largo de toda la historia, los anillos de compromiso han sido un símbolo de amor romántico entre una pareja que decide contraer matrimonio. Pero con el transcurrir del tiempo han evolucionado tanto en formas como en materiales. 

Pensando en eso, a continuación, haremos un recorrido por la historia de los anillos de compromiso, haciendo énfasis en los de oro. Veremos qué han representado estos para diferentes culturas.

Origen de los anillos de compromiso

Aunque no existe un consenso absoluto sobre el origen exacto de los anillos como símbolos de compromiso y unión, se sabe que su historia se remonta a miles de años atrás.

De hecho, la aparición y uso de los anillos de compromiso se remonta a las civilizaciones antiguas. En Egipto se consideraban un signo de eternidad y continuidad por su forma circular, sin inicio ni fin. Además, eran utilizados tanto por hombres como por mujeres.  

Por su parte, en la antigua Roma era común que se usaran anillos de hierro como parte de una ceremonia formal de compromiso matrimonial. Por ser duradero, el material representaba la fuerza y la longevidad del compromiso. La evolución de la cultura romana llevó a que se sustituyera el hierro por el oro -un material mejor valorado- y que los anillos llevaran inscripciones.

Ya en la Edad Media y gracias a la influencia de la iglesia católica, los anillos se convirtieron en el símbolo inequívoco de unión entre dos personas, una representación de amor y fidelidad eterna. Su intercambio se convirtió en parte integral de las ceremonias matrimoniales.

Quizás también te interese:  El Cermi propone al Congreso reforzar los derechos y garantías de las personas con discapacidad como clientes en la atención de las empresas

Además, se considera a la iglesia católica como responsable de que el anillo de compromiso se lleve en el dedo anular de la mano izquierda, porque se cree que ese dedo estaba conectado directamente al corazón, representando amor profundo y conexión emocional entre los cónyuges. 

Evolución del anillo de compromiso de oro

El anillo de compromiso de oro ha sido percibido de diversas formas por cada cultura. Si partimos desde las culturas antiguas de Egipto y Roma, el oro se empleaba en los anillos por su rareza y belleza, asociándolo con la divinidad y el poder. 

En el caso de la occidental, el anillo de compromiso hecho en oro es un símbolo de compromiso y amor duradero. Algo muy pertinente porque este material se asocia con la durabilidad. 

Por su parte, en las culturas orientales, concretamente en China y en la India, los anillos de compromiso de oro tienen un gran valor simbólico y suelen pasar entre generaciones como muestra de estabilidad y tradición

Diferentes tipos de oro usados en los anillos de compromiso

Cuando de anillos de compromiso se trata, existen diferentes tipos de oro que se utilizan en su creación, cada uno con características y apariencias distintas, siendo los más populares de oro amarillo, blanco y rosa.

Oro amarillo

El oro amarillo es el color más popular y tradicional para los anillos de compromiso. Su tono cálido y brillante evoca una sensación clásica y atemporal. Además, es un color apreciado por su belleza y durabilidad.

Oro blanco

En los últimos años, el oro blanco se ha ido haciendo un espacio propio en la moda de anillos de compromiso, por su elegancia y modernidad. Tiene un aspecto sofisticado y se combina bien con diferentes estilos de anillos. Este tipo se obtiene al mezclar el oro puro con metales blancos, lo que permite crear un tono plateado. 

Quizás también te interese:  El economista y escritor Pablo Gil afirma que vivir en silla de ruedas fue "un descanso emocional y psicológico"

Oro rosa

Al igual que ocurre con el oro blanco, el empleo del oro rosa ha sido una tendencia en auge desde hace pocos años debido a su singular aspecto y a su relación con lo femenino y el romance. Además, son ideales para quienes buscan algo fuera de lo común. Para obtener el oro rosa se mezcla el oro tradicional con una aleación de cobre, lo que le da su particular color.