MADRID, 14 (SERVIMEDIA)

El Banco de España ha acordado mantener el colchón de capital anticíclico (CCA) durante el primer trimestre de 2023 en el 0 % ante el entorno macrofinanciero actual y la evolución del crédito y del mercado inmobiliario.

El CCA es un instrumento macroprudencial diseñado para reforzar la solvencia del sistema bancario mediante la acumulación de capital en fases de bonanza económica, que es cuando se suele producir la acumulación de riesgos sistémicos.

El Banco de España realiza un seguimiento regular del ciclo financiero a través del análisis de la evolución de diversos indicadores. Uno de los más relevantes se denomina «brecha de crédito-PIB», que mide la desviación de la ratio de crédito al sector privado no financiero sobre el PIB respecto de su nivel tendencial.

Este indicador se ha situado por encima del umbral de alerta desde el comienzo de la pandemia del Covid-19 en marzo de 2020, pero ha continuado descendiendo hasta la última fecha de datos disponible, impulsado por la recuperación de la actividad económica desde mediados de 2021, que ha continuado en el periodo transcurrido de 2022.

En los próximos trimestres, la fuerte incertidumbre generada por factores interrelacionados como la guerra de Ucrania, las tensiones en los mercados energéticos, las presiones inflacionarias y el endurecimiento de la política monetaria podrían condicionar el proceso de recuperación económica, y, por consiguiente, el ritmo de corrección futura de la brecha de crédito-PIB.

Adicionalmente, el Banco de España analiza una relación amplia de indicadores macrofinancieros complementarios, que, en conjunto, tampoco sugieren una acumulación endógena de riesgos sistémicos.

Quizás también te interese:  Campa (EBA) reconoce que la regulación financiera es "mucho más intrusiva" que en el pasado y apela a la banca a ser más eficiente

Estos indicadores muestran que la evolución del PIB muestra una recuperación todavía incompleta del nivel de actividad pre-pandemia, y el aumento de los riesgos macroeconómicos vinculados a las presiones inflacionarias y a las tensiones geopolíticas puede ralentizar este proceso de recuperación.