MADRID, 07 (SERVIMEDIA)

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, afirmó este martes que espera que la traslación del aumento de los tipos de interés al activo de los bancos -préstamos- y al pasivo -depósitos- «vaya aumentando en los próximos meses».

Así lo dijo el gobernador durante su intervención en el ‘Observatorio de las Finanzas’ organizado por el periódico El Español/Invertia.

Destacó que la traslación del impacto de los tipos de interés está siendo «particularmente más lenta» en el caso de los depósitos bancarios en comparación con otros episodios de subidas y en España se ha situado por debajo de la media en comparativa europea. Esta situación tiene que ver con el exceso de liquidez y con tipos de mercado por debajo de 0, según explicó.

«En la medida en que nos alejamos del tipo negativo que teníamos a finales de 2021 y el exceso de liquidez se va reduciendo progresivamente, lo que esperamos es que esa traslación tanto en el pasivo como en el activo vaya aumentando en los próximos meses», afirmó.

El gobernador llamó la atención sobre el precio en la concesión de crédito a hogares y empresas e indicó que el año pasado, el tipo medio de las operaciones nuevas ha aumentado en unos 210 puntos básicos para los préstamos a empresas, y en aproximadamente 160 y 170 puntos básicos para los préstamos a hogares, con y sin garantía inmobiliaria.

Además, destacó que el grado de traslación de la subida del euríbor es «parcial» de momento, «pero muy superior al observado en los tipos de los depósitos a plazo», situada en el 37% (130 puntos) y del 15% (50 puntos) para empresas y hogares, respectivamente.

Quizás también te interese:  Gortázar (CaixaBank) asegura que "no se están produciendo" resultados "extraordinarios" en la banca

REVISIÓN DE PREVISIONES

Por otra parte, Hernández de Cos confirmó que es «altamente probable» que las previsiones de crecimiento del PIB real de la economía española para 2023 que el organismo publicará en este mes «se revisen al alza», mientras que las de inflación lo hagan «a la baja». En todo caso, incidió en que el nivel de incertidumbre «se mantiene muy alto y los riesgos para la estabilidad financiera elevados».

Sobre el sector bancario, destacó que su resiliencia ha aumentado en los tres últimos años, con un aumento de la solvencia y de la rentabilidad y una reducción de la morosidad. «Esta sólida posición de partida, junto con una gobernanza eficaz, podrán permitir a las entidades afrontar los retos estructurales a los que se enfrentan», apuntó.

Reiteró una vez más su petición a las entidades de una política «prudente» de planificación de provisiones y de capital, que permita destinar parte del incremento de los beneficios que se está produciendo en el corto plazo a aumentar adicionalmente la capacidad de resistencia del sector, de cara a afrontar posibles pérdidas en el caso de que se materialicen los distintos escenarios de riesgo identificados.