MADRID, 14 (SERVIMEDIA)

El Banco de España ha dado la razón a Ángel Ron y PWC en la causa del Banco Popular por la ampliación de capital de 2.500 millones de euros en 2012. El regulador ha remitido a la Audiencia Nacional un informe pericial de 210 páginas en el que respalda la operación, y resta crédito a las denuncias presentadas por presuntas irregularidades realizadas por exaccionistas y clientes de la entidad, según informaron fuentes conocedoras del informe.

En las conclusiones del informe, Jaime Cidoncha Gallego y Juan Francisco Castro Navarrete, afirman que la ampliación de capital liderada por la junta de Ángel Ron fue un «éxito», cumplió holgadamente con los objetivos propuestos y la documentación proporcionada reflejaba «una imagen fiel» de la situación financiera del banco en ese momento.

El regulador no ha encontrado indicios de engaño a los inversores ni tampoco perjuicio económico para quienes participaron en la ampliación. En esta línea remarca en sus conclusiones que acudir a la ampliación de capital de 2012 fue una «buena inversión», tal y como demuestra la cotización de la acción con «importantes revalorizaciones» tres años después de la ampliación, agregaron las citadas fuentes.

El informe pericial también destaca que la ampliación se llevó a cabo para evitar un rescate gubernamental y cumplir con las recomendaciones europeas derivadas de los test de estrés bancario que el Gobierno de Mariano Rajoy encargó a la consultora Oliver Wyman y que hacían de la ampliación la respuesta lógica a las pruebas. Subraya también que la ampliación de 2012 contó con la supervisión y aprobación del regulador, fue aprobada por la inmensa mayoría de la Junta de Accionistas y dejó al banco en una posición «saneada».

Quizás también te interese:  Planas dice sobre el impuesto a los súper que pide Podemos que en el precio de los alimentos no hay un problema de márgenes empresariales

Los peritos concluyen también que la evolución del Banco Popular en los años posteriores a la ampliación, hasta diciembre 2016, fue «positiva». A pesar de ello, la entidad sería intervenida cinco años después por la fuga masiva de depósitos bajo la presidencia de Emilio Saracho en 2017 y adquirida por el Santander a un precio simbólico de 1 euro.

PEDRAZ

Tras este respaldo del regulador, el juez Pedraz deberá decidir si solicita nuevas diligencias o si archiva la causa.

El juez Santiago Pedraz abrió el caso en 2022 tras admitir dos querellas presentadas por antiguos accionistas y exclientes de la entidad. La investigación se centraba en posibles delitos de estafa y falsedad documental en la ampliación de 2012. Más de 300 antiguos accionistas se personaron como perjudicados en la causa.

Anteriormente, el magistrado rechazó la petición de la acusación particular de imputar a los máximos responsables de la CNMV y el Banco de España. La Sala de lo Penal de la Audiencia confirmó su decisión, cerrando la puerta a acusaciones de incumplimiento de deber de diligencia por parte de los organismos reguladores en la ampliación de capital de 2012.