El tejido industrial es un sector corporativo en el que valores como la eficiencia productiva, la seguridad y la modernidad han de estar presentes en todo momento. Ante tal realidad, la aparición de los robots colaborativos o cobots se ha convertido en todo un motivo de celebración. Unos dispositivos de última generación que aceleran los procesos cotidianos en las fábricas, suponiendo una apuesta en firme por la rentabilidad económica. Hoy venimos a hablar precisamente de estos aparatos, los cuales ya se presentan como una inversión de lo más acertada para industrias de todos los ámbitos empresariales. Veamos en qué consisten y qué pueden hacer por tu negocio.

Qué son los robots colaborativos

Lo primero es lo primero y, para entender por qué invertir en un robot colaborativo es un acierto, toca explicar en qué consisten estos dispositivos. Hablamos de unos aparatos en forma de brazos articulados, los cuales se han diseñado para trabajar junto al equipo humano en las fábricas. De ahí su terminología: robots que colaboran con los operarios.

Desde que vieron la luz, el tejido industrial se dio cuenta de que ya nada iba a volver a ser lo mismo. Los cobots empezaron a producirse a finales del siglo XX; no obstante, no ha sido hasta hace unos pocos años cuando el progreso tecnológico los ha situado como las máquinas de alto rendimiento que son hoy en día. Una inversión óptima en términos de productividad y seguridad harán que tu empresa quede sometida a la vanguardia industrial. La automatización ya ha llegado a las fábricas y esta es la mejor forma de darle la bienvenida.

Quizás también te interese:  El papel de la inteligencia artificial ética en el éxito de los emprendedores en startups

Colaboración con la tecnología y con el equipo humano

El término robot es bien conocido por todos. Unas máquinas capaces de operar de forma autónoma que liberan al ser humano de diferentes tipos de trabajos. Sin embargo, el concepto de colaborativo suele tener más miga, ya que hablamos de una palabra realmente amplia. Como amplias son las funcionalidades que son capaces de abarcar estos dispositivos.

Lo cual nos lleva directamente a hablar de las dos maneras en las que pueden colaborar los robots. Por un lado, trabajan con otros equipos y periféricos, relacionándose con el resto de los componentes tecnológicos de la industria tanto a escala productiva como logística. De igual modo, colaboran con los trabajadores, quienes reciben una ayuda extra para el cumplimiento de sus funciones cotidianas.

Labores que los cobots pueden realizar de forma ejemplar

Esto nos lleva directamente a plantear las labores que son capaces de realizar los robots colaborativos hoy en día. Antes de nada, hay que dejar claro que los modelos más modernos no solo cumplen con una tarea, sino que se pueden programar de una manera flexible para así llevar a cabo diferentes funciones en una misma fábrica.

Estas funciones son operaciones repetitivas de bajo valor añadido, lo cual libera a tu plantilla de esfuerzos innecesarios que las máquinas pueden resolver de forma autónoma. La soldadura, la paletización, el refinamiento, el cuidado de otras máquinas, la dispensación o las inspecciones de calidad son algunas de las más destacadas. Todo ello pudiendo ejecutar tareas no ergonómicas que, de otro modo, supondría un riesgo para el bienestar físico de tus empleados.

Quizás también te interese:  El Potencial de las Startups y Tecnologías de Blockchain en la Tokenización de Obras de Arte

Características de los mejores modelos

Una vez analizado qué son los cobots y qué van a poder hacer por tu empresa, conviene valorar cuáles son las prestaciones de los modelos más avanzados. Ya hemos determinado que la flexibilidad de funciones es una característica propia de los robots colaborativos de vanguardia. No obstante, hay otras tantas cuestiones de interés.

La facilidad en la programación es esencial en este punto, ya que incentiva más si cabe el aumento de la productividad. También deben ser sencillos de instalar, acelerando su implementación en favor de la pronta rentabilidad de los dispositivos. Todo ello sin dejar de lado la seguridad, ya que los cobots más avanzados operan a pleno rendimiento sin asumir riesgos ni para la cadena de producción ni para tus empleados. Si reúne dichas cualidades, entonces la inversión será todo un éxito.