– Esta tendencia también se observa en Europa, según GfK

MADRID, 22 (SERVIMEDIA)

Los interrogantes en torno a la evolución de la economía y las peores previsiones de ingresos de los hogares lastraron en agosto las expectativas económicas en España y desaceleraron el incremento del gasto.

Así se desprende del estudio ‘Euro Clima de Consumo’ de GfK, que, sin embargo, sitúa a España como el cuarto país con las mejores expectativas económicas de los 28 estados miembro de la Unión Europea.

Esta buena posición se debe a que este fenómeno se ha replicado en Europa, donde se ha observado un «ligero retroceso» de las expectativas de la población con respecto a la economía del país y a la de sus hogares. El consumo sigue así estancado «de forma generalizada» en la UE.

El mes de junio ya auguraba una mejoría del indicador de expectativas económicas en nuestro país tras meses de fluctuaciones con la mayor subida del último semestre. Tras ello, los datos de julio colocaban el indicador por primera vez desde hacía mucho tiempo en positivo (+6) al crecer 14 puntos. Pero las dudas han vuelto a la mente de la población en agosto.

Las expectativas económicas en España son equiparables a las de Alemania, pero mejoran las de Italia y Francia, las otras dos grandes economías del euro, así como las de Reino Unido. No obstante, en previsiones de ingresos, España se coloca en la décimo cuarta posición, aunque también por delante de las tres grandes economías del euro y Reino Unido.

«Una mejora del índice de expectativas de ingresos de los hogares es el paso previo a la reactivación del consumo. Incluso, se podría decir que permite estimar el comportamiento a corto plazo de las ventas. A pesar de la mejoría registrada en lo que va de año, los resultados de agosto no permiten afirmar que las familias volverán a su ritmo de consumo previo, ya que parten de unas expectativas extremadamente negativas, por lo que hoy sólo están normalizando la situación. Lo vemos como la aceptación de un entorno adverso», comentaron desde el equipo encargado del estudio.

Quizás también te interese:  El Banco de España avisa de un aumento de los conflictos por el diseño de la tasa de la Autoridad del Cliente Financiero

La incertidumbre respecto a la marcha de la economía del país y de los ingresos de los hogares, impacta directamente en el consumo de las familias. Así las cosas, la disposición a comprar mejora «ligeramente» un mes más en España, pero continúa «en valores tan negativos» que «no implican una reactivación».

España, sin embargo, registra un mejor resultado en el consumo de las familias que Alemania, Italia, Francia y Reino Unido, aunque en este indicador baja hasta el décimo quinto país con la mayor disposición a comprar.