MADRID, 30 (SERVIMEDIA)

La economía española registró en abril un saldo de las cuentas corriente y de capital -que determina la capacidad o necesidad de financiación de la nación- de 300 millones de euros, lo que supone un 80% menos en comparación con los 1.500 millones de abril de 2021.

Así se refleja en los datos de la balanza de pagos publicados este jueves por el Banco de España, que indican que el saldo de la balanza por cuenta corriente, que incluye los ingresos y pagos con el exterior por las exportaciones e importaciones de bienes y servicios, y por las rentas primaria y secundaria, se situó en -500 millones (frente a los 900 millones registrados en el mismo mes de 2021).

Por componentes, la balanza de bienes y servicios registró un superávit de 1.500 millones, similar a los 1.600 millones de un año antes, mientras que el turismo mejoró su saldo hasta los 4.700 millones, frente a los 300 millones de abril de 2021, registrando tanto el saldo como los ingresos el máximo en un mes de abril de toda la serie histórica.

En abril los ingresos fueron el 103% de los de abril de 2019, mientras que los pagos se situaron en el 66% de los registrados hace tres años.

El Banco de España resaltó que «la favorable evolución del turismo fue contrarrestada por el saldo de los bienes y servicios no turísticos», de -3.200 millones en abril (1.300 millones un año antes), con «notables incrementos» de ingresos y pagos (+20% y +35% interanual, respectivamente).

Las rentas primaria y secundaria registraron un déficit de 2.000 millones en abril de 2022, frente al de 700 millones de abril de 2021. Por su parte, la cuenta de capital mostró un superávit de 700 millones (500 millones un año antes).

Quizás también te interese:  El Banco de España detecta que el aumento de la inflación pospandemia ha sido "más rápido" que en el pasado

En términos acumulados de 12 meses, en abril de 2022 la capacidad de financiación alcanzó 18.200 millones, saldo superior al de 15.900 millones acumulado en abril de 2021. Por componentes, el superávit de la cuenta de capital se incrementó hasta los 11.800 millones en abril de 2022 (frente a 5.200 millones hasta abril de 2021), debido principalmente a los flujos de España con la Unión Europea.

Por su parte, el superávit acumulado de la balanza por cuenta corriente fue de 6.400 millones en abril, frente a los 10.700 millones acumulados el mismo mes del año anterior. El descenso del saldo de bienes y servicios no turísticos (-29.700 millones) superó la mejora del saldo de turismo (+26.300 millones). Mientras, las rentas primaria y secundaria aumentaron su déficit en 900 millones.

Además, en abril la cuenta financiera excluyendo el Banco de España mostró un saldo de -34.800 millones. La mayor contribución fue la de la otra inversión, -que incluye, fundamentalmente, préstamos y depósitos-, que registró un saldo de -56.500 millones, debido fundamentalmente a un aumento de los pasivos (de 46.500 millones, frente a una reducción de los activos de -9.900 millones).

En sentido contrario, la inversión de cartera -la que se materializa en valores negociables no incluidos en reservas ni en inversión directa- registró un saldo de 20.100 millones, debido a una reducción de los pasivos (-14.600 millones) y a un aumento de los activos (5.500 millones). El saldo de la inversión directa, que incluye las transacciones entre empresas de un mismo grupo, fue de 200 millones, mientras que los derivados financieros mostraron un saldo de 1.400 millones.

Quizás también te interese:  Todo lo que debes saber sobre la economía en Mauricio: Datos, análisis y perspectivas para el futuro

Por último, la cuenta financiera del Banco de España frente al exterior presentó un saldo neto de 33.200 millones. En términos acumulados de doce meses, en abril de 2022, el saldo neto de la cuenta financiera excluyendo el Banco de España fue de 3.200 millones, inferior a los 48.900 millones de abril de 2021.

La inversión directa registró una entrada neta de 11.200 millones, frente a una salida neta de 14.100 millones un año antes, mientras que la otra inversión mostró en abril de 2022 un saldo acumulado de -30.600 millones (-16.600 millones en el mismo mes de 2021). Por su parte, la inversión de cartera contribuyó con un saldo de 39.700 millones (48.000 millones un año antes) y los derivados financieros lo hicieron con un saldo neto acumulado de 5.400 millones (frente a los 3.400 millones del año anterior).

Finalmente, el saldo de la cuenta financiera del Banco de España frente al exterior se situó en 24.500 millones (-33.500 millones hasta abril de 2021).