La Asociación Hipotecaria prevé que los préstamos para vivienda bajen un 10% en 2023

MADRID, 25 (SERVIMEDIA)

La Asociación Hipotecaria Española (AHE) estima que la financiación para vivienda cerrará 2023 con un descenso del 10% respecto a 2022, hasta situarse en 58.590 millones de euros.

Así lo reflejan las previsiones de la asociación difundidas este miércoles en las que adelantan que 2022 terminará con un volumen de 65.100 millones de nuevos préstamos, cifra superior a la de 2021 (59.426 millones), aunque «revelaría unos meses algo más flojos en el tramo final del ejercicio». De cara a 2023, ese volumen descenderá hasta los casi 58.600 millones «dado el contexto macroeconómico actual».

Así, señaló que «cabe esperar que se modere la intención de compra y que en el año 2023 los niveles de actividad hipotecaria experimenten una ligera corrección, cuyo alcance dependerá en gran medida de cómo se desarrolle en general la economía y en particular, el mercado laboral».

El nivel de amortizaciones volvería a la senda del ejercicio 2021, con una tasa de descenso cercana al 11% del saldo, teniendo en cuenta que «el panorama actual dificulta la generación de ahorro para poder destinar de forma extraordinaria a amortizar la hipoteca».

Según las estimaciones de la AHE, en términos netos, el saldo crecería alrededor de 3.000 millones de euros (por debajo de los más de 5.000 millones de euros que registró en el ejercicio 2021 y que previsiblemente registrará el 2022).

En cuanto a los préstamos dudosos, la Asociación Hipotecaria destacó que el sector mantiene la «resiliencia» pese al encarecimiento por la subida de los tipos de interés. En el crédito a la vivienda, los saldos dudosos mantienen una evolución a la baja, que se ha agudizado en el último tramo del año. En valores absolutos, estos ascienden a 12.623 millones de euros, de cuyo saldo aproximadamente el 30% estaría provisionado por riesgo de insolvencia, según los datos del Banco de España.

Según la asociación, cabe esperar que los tipos de interés de las nuevas operaciones de financiación recojan progresivamente la subida del Euribor.

La AHE resaltó que el mercado hipotecario se nutre en gran medida de perfiles de rentas medias, a los cuales el deterioro de la situación macroeconómica derivado de la alta inflación y la subida abrupta de los tipos de interés les afecta «en alguna medida, si bien su incidencia no debe ser muy alta, siempre y cuando la evolución del mercado laboral les acompañe». Así, «el no deterioro del mercado laboral será clave».