MADRID, 24 (SERVIMEDIA)

La Federación de Consumidores y Usuarios CECU ha detectado «casos graves» de fraude mediante técnicas de ‘phishing’ y pide al Banco de España una «mayor protección» a los consumidores, al entender que las entidades bancarias «no están tomando las medidas necesarias» en este sentido.

Así lo denunció este viernes en un comunicado en el que anunció que, ante las nuevas técnicas de «fraude» en línea y la «gravedad» de los casos detectados desde sus entidades miembro, ha dirigido una carta al órgano supervisor del sector bancario en España en la que le insta a que «investigue la actuación de las entidades bancarias ante estos casos y si están ofreciendo la protección suficiente».

En concreto, en su misiva defiende que, si bien el aumento del acceso a los servicios de comercio electrónico ocurrido tras la pandemia «ha facilitado en muchos casos» la adquisición de bienes y servicios para los consumidores, también ha originado «un mayor tráfico de datos de carácter personal y de operaciones bancarias por Internet», que, a su vez, ha «motivado» a los ciberdelincuentes a «aumentar su actividad ilícita».

«De esta forma, muchas personas se han encontrado con la desagradable situación de ver cómo les han quitado dinero de sus cuentas bancarias desconociendo el motivo y, al plantear sus reclamaciones a sus entidades bancarias, se les ha dicho que ha sido problema de ellas por una falta de diligencia», lamentó.

En este sentido, urgió al Banco de España a que recabe información respecto de la actuación de las entidades bancarias en este ámbito, así como sobre cuáles son sus protocolos de seguridad y si aplican «estándares por encima de lo dispuesto en las normas de aplicación».

Quizás también te interese:  Transición Ecológica destina 80,5 millones para la "bioeconomía, la investigación y la renaturalización de ciudades"

En paralelo, le emplazó a que «valore» si la regulación aplicable «es insuficiente», tal y como, a su entender, «se está comprobando por el mero aumento de los ciberdelitos».

En ese caso, juzgó «preciso» proponer una regulación «más protectora de las personas consumidoras en general y de las vulnerables en particular».

«La aparición constante de nuevas técnicas de fraude y la depuración de las existentes hacen que cada vez resulte más complicado a las personas consumidoras protegerse de estas prácticas y entendemos que, si bien la labor de información al consumidor para que sea cauteloso es importante, hay que ir más allá», aseveró la federación, convencida de que, «a la vista de los casos recibidos y que se están detectando, no está siendo suficiente para resolver el problema».