– Defiende que el sistema bancario es «solvente» y no hay ningún «problema estructural»

MADRID, 14 (SERVIMEDIA)

BBVA descartó este martes la posibilidad de que el «pánico» que se ha despertado tras la quiebra de Silicon Valley Bank pueda provocar una posible corrida de depósitos que ponga en riesgo un sistema bancario que, a su parecer, es «solvente».

Así lo afirmó el director de BBVA Research y economista jefe de Grupo BBVA, Jorge Sicilia, en la presentación del informe trimestral ‘Situación España’, donde aseguró que el banco considera que no existe ningún «problema estructural» en la banca y que «no hay ninguna razón» para pensar que los ciudadanos retirarán sus depósitos de forma masiva.

En primer lugar, porque la caída del Silicon Valley Bank «no muestra ningún problema de crédito en el balance» de «ninguna» entidad, lo que revela que «la naturaleza» de «la crisis» es «muy diferente al tipo que suele generar problemas en el sector bancario, que suele estar relacionado con impagos y demoras.

«Básicamente», esta crisis está generada por «un banco de nicho» que tenía «características muy especiales». Para Sicilia, esta entidad era «muy diferente» al resto de bancos estadounidenses y lo era «mucho más» si se le compara con las compañías financieras europeas.

Estas diferencias se deben a su gestión de sus riegos de balances, que, en opinión del BBVA, fue «bastante extraña o incluso negligente». En este sentido, Sicilia explicó que la entidad, a diferencia de «la mayor parte de los bancos», tuvo una posición negativa ante la subida de los tipos de interés, cuando lo normal es que se beneficie de ello. Esto se debía a que tenía «poco crédito» y «muchos depósitos y muy grandes, que además eran muy móviles». De forma paralela, había invertido ese «exceso de depósitos» en activos de largo plazo que han perdido valor.

Quizás también te interese:  El Banco de España detecta que el aumento de la inflación pospandemia ha sido "más rápido" que en el pasado

Por este motivo, aseveró que el sistema bancario es «solvente» y no tiene ningún «problema estructural», al margen de las consecuencias que puedan derivar del «pánico» que se ha introducido en el mercado. «Más allá de esta dinámica, que es muy difícil de controlar porque tiene que ver con percepciones de la gente, los fundamentos del sistema bancario, en términos del balance, hoy por hoy no nos dan la impresión de que esto sea un problema estructural», declaró Silicia.

«Con este matiz que te digo de que las corridas de depósitos a veces te pueden generar problemas en el sistema más allá de que el sistema sea solvente. [Pero] no hay ninguna razón para que ocurra en Estados Unidos, muchísimo menos para que ocurra en Europa, donde la situación es radicalmente diferente», concluyó.