MADRID, 15 (SERVIMEDIA)

El director del departamento de Estudios de Farmaindustria, Pedro Luis Sánchez, reclamó un papel más activo de los pacientes en el proceso de decisión de financiación de los nuevos medicamentos, según lo señaló en una jornada celebrada en el Hospital Universitario Clínico San Carlos de Madrid.

Durante su intervención en esta jornada organizada por la consultora Bioinnova, Sánchez agregó que «el movimiento para dar voz a los pacientes en la evaluación de tecnologías sanitarias es imparable. Los pacientes tienen un doble papel como participantes en la evaluación económica y también como usuarios potenciales del nuevo medicamento que se está evaluando».

Y ello porque pueden aportar una visión que sólo ellos conocen de primera mano, como es la valoración de aspectos más cualitativos del medicamento que pueden suponer elementos de valor que pasen desapercibidos a otros evaluadores habituales, como los expertos clínicos y económicos.

«Si la evaluación es parcial tendrá un sesgo», aseveró. Como recordó el portavoz de Farmaindustria, los llamados Patient-Reported Outcome Measures (PROM) y Patient-Reported Experience Measures (PREM) han pasado a ser elementos críticos de cualquier evaluación y el impacto de un medicamento en la calidad de vida de los pacientes «no puede seguir ignorándose en multitud de patologías en las que, en la actualidad, juega un papel muy secundario».

En cuanto a la regulación, recordó que esta participación del paciente se reconoce en todo el Reglamento europeo sobre Evaluación de Tecnologías Sanitarias, que entró en vigor en enero de 2022 y se aplicará de forma escalonada a partir de enero de 2025.

PAPEL DEL REGULADOR

También quiso hacer hincapié en que el papel del regulador debe ser el de servir al conjunto de la sociedad y sus criterios deben estar encaminados a ello.

Quizás también te interese:  España es el cuarto país de la UE que más invierte en protección contra incendios

«La Comisión Interministerial de Precios de los Medicamentos, con independencia de cuál sea su composición, debe actuar bajo estos parámetros. Representa los intereses del conjunto de la sociedad, lo que implica tener en cuenta todo el valor que aporta el nuevo medicamento y todos los costes y ahorros que implica su financiación», subrayó Sánchez.

En este sentido, ahondó en que cuando se analizan las variables que recoge la regulación española para decidir sobre la financiación y precio de los nuevos medicamentos en España, «están todas las relevantes: gravedad y secuelas de la enfermedad; necesidades de colectivos concretos; valor terapéutico y social del fármaco; beneficio clínico; coste-efectividad; existencia de alternativas terapéuticas, y grado de innovación. Realmente no se echa en falta ninguna».

A esto agregó que «el problema es más práctico que teórico. Creo que sería un avance muy importante que existiera en nuestro país un procedimiento de precio y reembolso más claro y detallado, de forma que pudiera saberse en cada momento en qué fase del proceso se encuentra un nuevo medicamento».

En su opinión, «un modelo de financiación transparente y participativo sería sin duda un avance deseable, ya que reduciría incertidumbres sobre qué se puede esperar que ocurra con un medicamento en esta fase tan crítica de su ciclo de vida».