MADRID, 13 (SERVIMEDIA)

La vicepresidenta primera del Gobierno y ministra de Asuntos Económico, Nadia Calviño, pidió este lunes a todos los agentes económicos públicos y privados guardar «la máxima prudencia» tras la caída de Silicon Valley Bank y aseguró que no le consta «ninguna exposición concreta» de la banca española a esta quiebra de la entidad norteamericana.

Así lo aseguró a su llegada a la reunión del Eurogrupo en Bruselas, donde afirmó que sigue «muy de cerca» las noticias que llegan desde Estados Unidos y opinó que las autoridades americanas han actuado «con rapidez y con contundencia».

Calviño tiene por delante una agenda intensa en la capital belga, donde anticipó que «el mensaje principal» que trasladará España será «el de la necesidad de que en este momento de todos los agentes económicos y políticos» actúen «con la máxima prudencia» ante «el contexto de volatilidad acrecentada» que se vive en los mercados financieros.

Ese mensaje también va dirigido al Banco Central Europeo (BCE), que esta misma semana prevé aprobar otra subida de los tipos de interés de 50 puntos básicos, hasta el 3,5%. Preguntada por si la institución dirigida por Christine Lagarde debe frenar el endurecimiento del crédito, Calviño afirmó que su mensaje es «bastante claro».

«En este momento y en un contexto de volatilidad tan intensa, es preciso que todos los agentes públicos y privados, los bancos, el resto de entidades financieras, los responsables de política fiscal y de política monetaria actuemos con la máxima prudencia. Creo que mi mensaje es bastante claro, en este sentido», indicó.

BANCA ESPAÑOLA «SANEADA»

En clave nacional, quiso mandar un mensaje de tranquilidad a los inversores, a los que recordó que el sistema bancario español «tiene un marco reforzado tanto de supervisión como de regulación», así como una situación saneada de sus balances.

Quizás también te interese:  Economía de la Moda Inclusiva: Diseño para Todos

En este sentido, cabe recordar que los grandes bancos que operan en España -Santander, BBVA, CaixaBank, Sabadell, Bankinter y Unicaja- registraron un beneficio neto conjunto de 20.849 millones de euros, lo que supone un 27,9% más que en 2021.

«Nos encontramos en un momento de mayor turbulencia en los mercados financieros internacionales derivada de esa situación de fragilidad de algunos bancos en el caso de Estados Unidos. En este contexto, los bancos españoles se encuentran con un marco de supervisión y de regulación reforzado y una situación saneada de sus balances. Esta es la situación en la que estamos con una perspectiva, además, de crecimiento económico y de buena evolución de la economía española en el curso de 2023», declaró Calviño.

Por último, afirmó en hasta dos ocasiones que no tiene constancia de que exista «ninguna exposición concreta» de los bancos españoles a los «que se están viendo ahora mismo afectados en el caso de Estados Unidos».